Rancho los arcos 32 – Los damnificados de Coapa – edificio #13

19s-el-dia-que-nos-encontramos-2-high

Es inaudito pensar que la delegación no tiene planos de ningún inmueble anterior a 2012. Siendo oriundo de Coyoacán, debo decir que no me sorprende demasiado. Las dos ultimas administraciones delegacionales tuvieron numerosos escándalos en los últimos años.   Desde problemas con la gasolinera de Miguel Ángel de Quevedo pasando por las nuevas torres en Universidad y Rio Churubusco, y por supuesto la compra de votos en las ultimas elecciones, el gobierno delegacional de Coyoacán ha sido sinvergüenza en sus tratos sucios.

Pensar que los vecinos, que lo habían perdido todo, no pudieran tramitar que les dejaran de cobrar el agua o la luz es simplemente el colmo. Los damnificados de la ciudad… ¿Serán también olvidados como en 1985? ¿También en eso se tendrán que parecer las tragedias? Es raro pensar que seis edificios iguales quedaron todos dañados. Ni en los multifamiliares de Tlalpán se observa la sistemática destrucción sobre canal de miramontes. ¿Habrá corrupción o negligencia detrás de la tragedia?

¿Estas familias que quedaron desposeídas de todos sus bienes materiales de un día para otro, en que condiciones estarán viviendo el día de hoy? ¿Porque nos alegramos tanto cuando se rescató a base de solidaridad a una señora de 87 años, pero nadie se enteró cuando murió en el albergue por falta de apoyo?

viewfromthetop

Dirección: Rancho de los Arcos 32
Colonia: Los Girasoles II
Delegación: Coyoacán
Niveles: 6 en dos cuerpos
Uso: Edificio habitacional
Estatus: Derrumbado
Folio en plataforma-cdmx:
Victimas: 9
Rescatados: 21 ó 7?
Evacuados/Damnificados: 54 personas de 24 familias
Fecha de construcción: 1982
Departamentos: 12 por cuerpo – 24 departamentos – 4 por nivel
Zona Sísmica: III a
Demolición: 21 septiembre de 2017

 

Dictamen en plataforma-cdmx:

El inmueble se constituía de dos cuerpos de seis niveles cada uno, con uso habitacional, así como que al colapsarse en su totalidad uno de los cuerpos y, del segundo los cuatro primeros niveles, no causo daños graves a los edificios aledaños.

Ranchodelarco_map.png

Orígenes y causas del derrumbe:

Cada uno de los seis condominios que presentaron más daños en el polígono de Canal de Miramontes y Rancho del Arco contaban con 24 departamentos, distribuidos en dos torres unidas por la zona de escalera. En los seis niveles, incluyendo la planta baja, había cuatro departamentos con tres recámaras, sala, comedor, un baño y patio de servicio. Todos fueron construidos con muros de mampostería (formados con tabique rojo y castillos), sistema constructivo muy común, sobre todo, en las décadas de los 70 y 80.

Al haber sido edificados entre 1981 y 1984, el reglamento vigente para su diseño era el de 1976 y los parámetros para construirlos eran sólo para terremotos con una intensidad similar a la que tuvo el sismo de 1957, que fue de 7.7 con epicentro en Guerrero.

En el caso Rancho del Arco 32, el edificio pudo fallar porque en su diseño se consideraron parámetros de seguridad estructural insuficientes para resistir un sismo como el del 19 de septiembre. La forma en que colapsó el edificio, de acuerdo con fotografías, muestra que es posible que la estructura sufriera una torsión en la segunda planta; por lo que el resto del edificio se habría venido abajo al no tener cómo sostenerse.

Desde el mismo 19 de septiembre del 2017 los habitantes de los seis edificios dañados comenzaron a preguntar quién tenía planos y otros documentos sobre la construcción de sus inmuebles. Como parecía que ningún vecino los tenía, realizaron solicitudes de información a la delegación Coyoacán, en las que pidieron copias de la licencia de construcción, la memoria de cálculo y los planos.

Las autoridades delegacionales respondieron que en sus archivos sólo guardaban información a partir del 2012 a la fecha y argumentaron que, según la Ley de Archivos del Distrito Federal, la delegación sólo tiene obligación de guardar la documentación de cinco años atrás; los papeles más antiguos los envían al gobierno central.

Los vecinos acudieron al Archivo General de Notarías; ahí tampoco pudieron obtener los papeles de los edificios. Las oficinas de esa dependencia también sufrieron daños durante el sismo, por lo que no fueron atendidos.

Una empresa se comprometió a hacer el proyecto y sacar los planos, la memoria de cálculo, todo, todo —explicó Margarita Suárez. Esa empresa cobraba 500 mil pesos por hacer esos documentos. Los vecinos solicitaron al gobierno de la Ciudad de México que se destinaran recursos del Fondo de Reconstrucción para esto, pero su propuesta no fue aprobada.

ranchodelarco_antes

Durante el Sismo:

El edificio de Rancho del Arco 32 se desplomó y provocó la muerte de nueve personas. A unos pasos de ahí, en Canal de Miramontes, cinco inmuebles con el mismo estilo arquitectónico quedaron inhabitables. Parte de la respuesta podría estar en las condiciones del suelo y los sistemas constructivos utilizados. No hay certeza, porque no es posible saber cómo se construyó en la zona de Coapa, ya que la delegación Coyoacán no guarda esa memoria documental.

Tan sólo en el perímetro que forman las calles de Canal de Miramontes, Rancho del Arco, Calzada del Hueso y Rancho Vistahermosa es posible contabilizar, por lo menos, 16 edificios que resultaron con afectaciones durante el sismo de magnitud 7.1.

Entre esos 16 edificios hay seis que son iguales en su arquitectura, ya que fueron diseñados o comercializados por el mismo despacho de arquitectos: Arelle Hermanos. Los seis se construyeron a principios de la década de los ochenta, cada uno de ellos tiene 24 departamentos; se distinguen porque sus muros son de tabique rojo y cuentan con seis pisos. El día del sismo presentaron una similitud más: fueron los que más daños sufrieron, tanto que sus dictámenes postsísmicos los consideraron como inhabitables.

Uno de esos seis edificios, el de Rancho del Arco 32, colapsó segundos después del sismo. Mauricio Alvarado del 403 logró salir del inmueble antes de que desaparecieran casi por completo los primeros tres niveles.

—Se empezó a sentir cómo el departamento se iba hacia abajo. Pero yo no sabía si se estaba derrumbando o si se había inclinado. Simplemente sentí cómo se iba hacia abajo y de repente se paró, pero mi departamento ya estaba inclinado (…) los vecinos empezaron a gritar, a pedir ayuda. Son una familia de cuatro personas, tres de ellos estaban atrapados. Me fui a ayudar. Estuvimos como media hora moviendo escombro, hasta que pudieron salir (…) Había sido algo gravísimo. Estaba todo hecho piedra, hecho pedacitos. La azotea llegó hasta la calle. Todo era losa contra losa —recordó Mauricio en el predio donde había estado su edificio y en donde ahora sólo hay una plancha de concreto.

Eduardo Espinosa Mesa, elemento de la Policía Auxiliar de la Secretaría de Seguridad Pública de la Ciudad de México, con seis años de servicio, se arriesgó para rescatar una menor de un año atrapada entre los escombros.

Señaló que al circular sobre la calle Rancho del Arcos número 32, colonia Girasoles, delegación Coyoacán, ubicaron un edificio colapsado. En su interior estaban dos personas que solicitaron su apoyo para poder rescatar a las víctimas que se encontraban atrapadas en el lugar.

“Otro civil y yo bajamos al menor del edificio y posteriormente llegaron más compañeros del sector Culhuacán y de bomberos que nos apoyaron para retirar a la otra persona que se encontraba hasta arriba del edificio”, abundó.

Otro de los elementos que apoyaron en las labores de rescate fue el supervisor de módulos de vigilancia del sector 58 de la Policía Auxiliar, Roberto Rodríguez, quien al escuchar el colapso del inmueble en la calle Rancho del Arcos número 32, intentó rescatar a las personas atrapadas.

“Escuchaba que un muchacho me gritaba que lo ayudáramos, entre los dos carros saqué los escombros lo más que yo podía con las manos, lo único que me decía el muchacho era que no lo fuera a dejar, estuve en el hueco animándolo, no te vamos a dejar, no te vamos a dejar”, contó el oficial.

Rodríguez mencionó que derivado de una fuerte fuga de gas tardaron varios minutos para poder rescatarlo.

En Rancho Los Arcos, en la colonia Girasoles, un edificio colapsó y otro contiguo quedó inclinado; éstos fueron quizá los más afectados de la delegación. Tras el sismo llegaron bomberos, paramédicos y personal de Protección Civil, también colaboraron en las labores empleados de la Plaza Comercial Galerías Coapa.

Improvisaron camillas con las rejas del estacionamiento, que quedó cubierto con escombros. Entre gritos pedían a los vecinos recolectar agua y víveres para quienes intentaban rescatar a los atrapados.

Y, por instantes el bullicio era pausado por un grito: “¡Silencio!”; y le secundaba otro llamado: “¡¿Hay alguien ahí?!”.

Así lograron sacar a dos personas que estaban debajo de paredes, techos, ventanas y todo lo que fue su hogar; un hombre salió por su propio pie con una mano fracturada y cubierto de polvo; otra mujer fue sacada con la pierna rota, en una de las camillas fabricadas en el momento.

Juana Curtidor Olivares, vivía en el departamento 401 desde hacía 11 años, ese día su hijo acababa de escribirle que se iba a meter a bañar justo antes del sismo. Cuando logró por fin llegar al sur de la ciudad, su hijo había sido rescatado y llevado al hospital. “Estuvo tres horas de cabeza, desnudo, hasta que lo pudieron rescatar. Se fracturó la cadera, el pubis, la tibia, el peroné, ahí lo atendieron. Esa noche lo operaron y ahí me quedé con él durante cinco días. Me lo dieron en silla de ruedas”.

Para saber cuántas personas estaban atrapadas en los escombros, lo primero que hicieron Rogelio y los rescatistas fue identificar a los familiares que estaban parados ahí, en frente al edificio…

Había que hacer una lista de los desaparecidos, y sobre de eso, también pasárselo tanto a la Marina y como a los bomberos, como a Protección Civil, a todos los que estábamos ayudando ahí para saber dónde buscar precisamente.

Con la ayuda de los vecinos, fueron recopilando los datos de cada persona atrapada…

Dónde vivía cada uno, con mascotas, quiénes estaban en silla de ruedas, quiénes tenían diabetes, quienes tenían hipertensión…

listaranchodelarco

Miércoles 20 de septiembre – el rescate de Adela:

5:00 AM – Adres Azpiri entrevista a Rogelio Cisneros –

Y entre los vecinos, Rogelio se encontró con una amiga, Zara…

Estaba llorando inconsolablemente porque, pues, su mamá estaba atrapada en el piso de hasta abajo de la vivienda.

Adela Peralta, la mamá de Zara, tiene 87 años y se movía con un caminador por una fractura de cadera. Era una de las 13 personas que, según Rogelio, faltaban por sacar.

Desde el martes en la tarde —que fue el terremoto— hasta la noche del miércoles, pudieron sacar los cuerpos de 7 personas que habían fallecido, y rescatar a otros 5 con vida. Pero todavía faltaba la mamá de la amiga de Rogelio: la señora Adela.

Todos tenemos una historia. Cada víctima, cada sobreviviente. Y la historia de Adela, pues, es particular. Esta mujer de 87 años, es  más o menos conocida…

En la época de oro, fue payasita, le decían Tiki Tiki, y pues bueno ahorita actualmente tiene un programa en vivo de televisión en la televisión abierta de Tláhuac.

Patricia Muñiz señala que fue hasta el miércoles que pudieron sacar el cuerpo de su hija Lorena. Añade que los brigadistas y médicos estuvieron muy atentos a lo que sucedía en la zona, además “estuvieron todo el tiempo monitoreándome, porque soy diabética”.

18:32 – Hasta el momento se reporta que dos personas se encuentran atrapadas, nueve personas fallecidas, uno sin identificar, y tres extraviados.

Adela Peralta quedó atrapada en un pequeño hueco en el que no podía moverse. Tenía encima toneladas de concreto de los restos de su casa. Aun así, a sus 87 años, asegura que no quería asustarse porque le preocupaba que pudiera desmayarse y así no podría gritar si iban a buscarla.

“Pensé: si me asusto también me puedo desmayar, entonces me controlé y nada más me puse a orar”, recuerda.

Y ahí, sepultada bajo los escombros del edificio 32 de la calle Rancho del Arco, colonia Girasoles, en Coapa, pasó 31 horas atrapada. “Estuve a oscuras sin comer y sin dormir, estuve orando nada más”, cuenta ahora esta mujer, mientras descansa en el hospital, donde los médicos le han dicho que no presenta ningún problema de salud por el cual deba preocuparse.

Uno de los bomberos encontró un hueco en donde los binomios habían rascado y habían olfateado… Binomios, es decir los perros, que habían detectado a alguien, pero aún no se sabía si estaba con vida o no.  A uno de los bomberos lo metieron empujándolo y fue haciendo como hacen las tortugas en la arena. Este… fue sacando piedras, fue sacando piedras…

 Hasta que gritó que la había encontrado.

 Y después de unos minutos de estar organizando ya la cadena para sacarla, gritó: “¡Está respirando!”.

Rogelio y los rescatistas empezaron a apurarse…

Fueron decenas de rescatistas, bomberos, militares, policías… los que trabajaron para sacarla. Uno de ellos tuvo que entrar de cabeza por el túnel que formaron para llegar hasta Adela. Ahí la encontró hasta el fondo.

“Me dijo: ‘señora, no se vaya a mover, ya ahorita la vamos a sacar de aquí, no tardamos, pero por favor no se vaya a mover para ningún lado’. Y yo pensé: ‘pues no puedo moverme, para dónde me podría mover si aquí no puedo ni moverme’”, recuerda mientras sonríe.

Todos estábamos ya con una inyección de adrenalina muy grande, y empezaron a jalar primero el cuerpo del bombero, de los pies  —él estaba boca abajo—, jalando ya agarrada de los hombros, de las axilas, pues, a la señora Adela Peralta.

El bombero Raúl Reyes entró a sacarla.

Y me tocó presenciar esa parte donde sale con los ojos abiertos la señora Adela, íntegra de un solo jalón, sale viendo para todos lados, y grita el compañero de la marina: “¡Está viva!”.

El momento de su rescate fue grabado por un rescatista que estaba ahí. Decenas de hombres rodean el túnel y se ve entrar de cabeza al que la sacaría. De pronto se escucha el grito de uno de ellos. “¡Está vivaaaa!”, arenga el hombre, mientras los aplausos y los gritos de júbilo estallan entre la multitud.

 

Antonio Alfaro, jefe de Zona de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) de la Ciudad de México destacó que por la noche del miércoles 20 de septiembre se logró el rescate con vida de una mujer de 87 años de edad, Adela Peralta,  que fue trasladada a un hospital con fractura de cadera. Adela estuvo 30 horas atrapada bajo los escombros.

“Es la señora que rescataron después de 32 horas y salió con su boquita pintada. Ella era vedette. Hizo ejercicio toda su vida y cuando estuvo en los escombros decía: ´si mis hijos viven, vienen por mí´ y estuvimos ahí sus tres hijos durante 32 horas de pie y ella salió viva. Fue espectacular para los bomberos y rescatistas” relató su hija Sara Peralta Lepe quién salió del departamento 10 minutos antes del sismo.

Sara relata que uno de sus vecinos fue voluntario y él le mandó un mensaje por whats app que decía “Adelita está viva”. Mientras Sara estaba en la valla esperando a que rescataran a su mamá, una militar que estaba ahí le dice: “señora no se haga falsas esperanzas, eso es imposible, 87 años, hipertensa, diabética” pero salió viva.

Sin embargo, el 21 de marzo de este año (2018), su madre falleció en un albergue, asegura Sara, debido a las malas condiciones en las que estaba.

ranchodelarco_despues

Jueves 21 de septiembre:

Para Claudia y sus vecinos de lo que era el número 32 de la calle Rancho Arco, la mejor noticia del día Jueves fue que de los escombros se pudo rescatar a las 11:00 sano y salvo a un perro, un cachorro bulldog francés que permaneció atrapado desde el martes.

Los edificios del conjunto Girasoles Coapa, ubicado en la calle Rancho Los Arcos, entre calzada del Hueso y Rancho Vista Hermosa, no fueron los únicos afectados. Vecinos del lugar comentaron que al menos otros cuatro edificios de este conjunto tienen daños severos, por lo cual ya están siendo desalojados.

A unos pasos de ahí, el centro comercial Galerías Coapa muestra las huellas del sismo que afectó severamente sus estructuras, fachadas y diversas tiendas departamentales. El lugar se encuentra acordonado y cientos de empleados de los comercios se encuentran al exterior en espera de alguna información por parte de los propietarios, gerentes o de las autoridades.

Esta zona devastada empieza a lucir diferente, pero con los rostros de tristeza de vecinos del lugar, que recuerdan a algunas de las víctimas. Camiones del Ejército Mexicano y de la Policía Federal que apoyaron las labores de rescate se empezaron a retirar la tarde de este jueves.

 

Victimas: 8 ó 9

  • Alma trinidad Quiñonez Jalamanta – 55 años – depto 301 – Sinaloense – Jubilada hacia un año, fue profesora de la Escuela Primaria Constitución 1857 en Guasave
  • Ximena Gutierrez Luna – 45 días de edad – nieta de Alma Trinidad – depto 301
  • Yolanda Elisa Castañeda Ortiz – Profesora del CCH del área Historico-Social
  • Joaquín Aguirre Talavera
  • Ana Laura Vargas – 202
  • Jaime López Valdés –  56 años – Visita del 202
  • Lorena García Muñiz – 27 años – 103 – recuperada el Miércoles 20 de septiembre por la mañana – se iba a titular el 18 de octubre de la carrera de diseño y comunicación visual.
  • Emmanuel Tort Murguía – 51 años – 202 – estaba en silla de ruedas por lo que no pudo salir. Ingeniero Mecánico.
  • Humberto Hernández
  • Luka – perro
  • Kenzo – perro

Rescatados: 21 o 7?

  • Adela Peralta Leppe – Artista “Tiki-Tiki” – departamento 1 – 87 años – fractura en cadera – sale el Miercoles 20 de septiembre a las 20:10 de la noche. Nacida en Veracruz, el 13 de noviembre de 1929, Peralta Leppe es la primer mujer payaso en México, inició su carrera en 1948. Durante sus 68 años de trayectoria se desempeñó como cantante, compositora, bailarina y columnista de espectáculos. Moriría el 21 de marzo del 2018 en un albergue debido a las pobres condiciones en las que vivía desde el sismo.
  • Patricia Vadillo – Queda a 5 metros de la muerte junto con otras 4 personas de las cuales un muchacho que se brinca la reja
  • Angelica Ramirez – 304
  • Guillermina Salazar – 302
  • Mauricio Alvarado Perez – 403 – estaba en la cocina, se queda dentro, músico, no pueden rescatar nada porque se lo llevan los trascabos
  • Felipe Hernandez Ramirez – conserje del edificio – a pesar de sus lesiones se quedo a rescatar al hijo de 23 años de Juana Curtidor Olivarés.
  • Uma – Shiatzu del 5to piso
  • Familia de 3 del piso 4 – rescatados 30 minutos después del sismo
  • 60% eran adultos mayores,

Fuentes:

Libro: 19 edificios como 19 heridas: Por qué el sismo nos pegó tan fuerte

https://www.excelsior.com.mx/comunidad/2017/09/21/1189960

https://lasillarota.com/historias-marcha-sismo-damnificados-olvidados-gobierno/247964

https://www.excelsior.com.mx/nacional/2017/11/27/1203899#imagen-3

https://www.univision.com/los-angeles/kmex/noticias/terremotos/una-dolorosa-enfermedad-le-impidio-salir-de-edificio-colapsado-por-el-terremoto-en-mexico?utm_source=facebook&utm_medium=social&utm_campaign=ed_noticias&utm_term=locales&utm_content=muertes

https://miedificio.contralacorrupcion.mx/#ranchodelarco

http://www.eluniversal.com.mx/metropoli/cdmx/reportan-derrumbe-de-unidad-habitacional-en-coapa

https://www.razon.com.mx/a-sus-87-anos-resiste-31-horas-bajo-escombros/

https://www.telemundo.com/noticias/2017/09/28/la-actriz-octogenaria-adela-peralta-sobrevive-32-horas-bajo-escombros-despues

http://www.capitalmexico.com.mx/metropolitano/policias-capitalinos-heroes-tras-sismo-rescate-vidas/

http://radioambulante.org/transcripcion/transcripcion-terremoto

 

 

Anuncios

Los salvadores – dos tocayos que mandaron ayuda a Tochimilco y la canción de trópico de cáncer de café tacuba. Mis recuerdos de #verificado19s.

En esos días aciagos de septiembre del 2017, encontré un grupo de personas voluntarias relacionadas con las tecnologías y el periodismo de datos que estaban recabando y verificando los reportes ciudadanos respecto a lo que ocurría en esos días. Este grupo diverso de tecnologos, mercadologos y periodistas lograron organizar un poco la ayuda y disipar las ineficiencias de las noticias falsas. Desde conseguir discos de diamante de 14 pulgadas, guantes de neopreno para operar las motocortadoras de concreto, hasta guiar a los equipos de rescate internacionales a los puntos dónde aún se podía presumir vida, Verificado19s fue un verdadero centro de control ciudadano durante el sismo.

Tuve la oportunidad de contribuir de manera útil al grupo de Transporte de Verificado19s, aportando ingeniería de procesos y muchos aplausos para lo que yo creo fue una verdadera mesa de logística de envíos, usando los vehículos que no solo muchísimos ciudadanos ofrecieron de manera voluntaria sino empresas como Bimbo, Liverpool e inclusive Aeroméxico nos permitieron satisfacer las necesidades de transporte de material humanitario en esas semanas. Uno de esos días tuve la oportunidad de conocer a dos Salvadores que me hicieron creer en lo que estábamos haciendo.

Durante la mañana había estado llamando a todos los números de nuestra base de datos confirmando la disponibilidad y características de los transportes. Entre cientos de ciudadanos voluntarios llamé a Salvador, el tenía una empresa de mudanzas y tenia un camión de 3.5 toneladas disponibles con todo y chófer, el lunes reiniciaba labores por lo que solo podía apoyarnos ese fin de semana. Recuerdo que a eso del mediodía alguien nos solicitó un camión para llevar 2 toneladas de ayuda hacía Tochimilco en el estado de Puebla desde unas bodegas en el centro de la ciudad de México, unas 3 horas de viaje . Pedí el contacto de la persona, se llamaba Salvador. Me comentó que el trabajaba en la central de abastos y que tenía noticias de su familia en Tochimilco que estaba lloviendo mucho y el pueblo había quedado totalmente destrozado, ya había mandado sus dos camiones pero aún le quedaba para llenar un tercero y temía lo fueran a asaltar en la noche. Medité sobre la existencia de una fuerza superior mientras le marcaba al hombre para esta misión, el otro Salvador.

Recuerdo que al contestarme le dije con una confianza que aún hoy me sigue sorprendiendo: “Salvador, tengo una misión para ti”, cuando le platiqué los detalles de la aventura en la que se iba meter el titubeo varias veces, tenía miedo que le fueran a robar el camión. Yo le dije que no se preocupará, que yo iba a dar seguimiento personal durante todo el recorrido en un grupo de watsapp dónde la transacción quedaría verificada. Cree el grupo de watsapp, le puse: “Los salvadores” y les pedí intercambiaran fotos del cargamento y el zaguán de origen así como la ubicación precisa del cargamento contra la foto del vehículo, las placas y la licencia de conducir del que serviría como chófer. Los dos salvadores agarraron rápidamente confianza en el grupo improvisado y bromeamos un poco sobre su tocayez, por la tarde el camión salía cargado con dirección de las zonas más azotadas por el sismo del 19.

lossalvadores

 

La noche del Sábado, Salvador estaba preocupado porqué no tenía noticias del arribo del camión, yo le pedí que no se preocupara, que probablemente no habría señal por allá, que todo iba a salir bien. Yo mientras tanto me preguntaba de dónde me nacía esa seguridad de que en verdad todo iba a salir bien. La verdad es que durante esos días todo había salido tan mal que decidí refugiarme en este grupo de personas que a pesar de sus gritos y el estrés que generaba en todos la secuencia de eventos post-sismo fueron en verdad mi salvación en esos días. Sentir que de alguna manera estábamos ayudando a reducir la incertidumbre después del desastre me motivaba a pensar que peor no podíamos estar.

Por fin casi el domingo comenzaron a llegar al grupo un montón de fotos. Era Salvador (Chema) volviendo de Tochimilco. Se disculpaba pero no había tenido señal hasta ahora, las cosas estaban muy mal. Al revisar las fotos enviadas se veían solo mares de ladrillos en dónde antes había calles, manzanas enteras eran un verdadero amasijo de tabiques de concreto y tejas. El camión del otro Salvador estaba siendo descargado por una población sonriente. La siguiente foto era un pequeño campamento con tiendas de campaña colocadas debajo de una gran lona doble recién desdoblada bajo la lluvia. La ultima foto era una cartulina que daba las gracias a Salvador y a Verificado rodeada por un grupo de señoras sonrientes en su desgracia. Recuerdo haberles agradecido mientras les decía que la misión quedaba verificada, en verdad que ustedes son los Salvadores fue mi ultimo mensaje. Quedamos de ir un día a tomarnos unas chelas.

salvadores2

Esta fue una de muchas historias que viví esos días, algunas exitosas y otras no tanto, sin embargo la recuerdo porqué el haber vislumbrado la bondad en estos dos hombres que no se conocían, y como Verificado19s logró construir una institución ciudadana que  permitió extender la redes de confianza del altruismo mexicano. Para mí, Salvador es ese ingeniero en la canción de Trópico de Cáncer de Café Tacuba, de un ingeniero que renuncia a su empresa porqué ya no quiere tener nada que ver con la destrucción ambiental de una constructora. El que no fuera uno sino dos fue una gran casualidad. Los Salvadores dejaron en mí la profunda creencia que las nuevas tecnologías van a transformar rápidamente nuestras democracias hacia una mayor participación ciudadana. Enfin… Por eso yo ya me voy.

 

Edimburgo 4 -Adolfo se vuelve detective de edificios y el relato del viacrucis de tres familias para encontrar a sus seres queridos – relato #12

El edificio de Edimburgo 4 cayó en lo que sería una de las grandes zonas cero del desastre: 4 edificios colapsados o sumamente maltrechos en una sola calle, Escocia 4, Edimburgo 4,  Escocia 10, Escocia 29. De alguna manera, percibo diferentes historias que contar a diferente escala. Por un lado, tenemos la historia del rescate en donde más de 3,000 personas confluyeron en este punto generando un gran caos y al final muchísima organización. Varios centros de acopio, filas y filas de personas llevando víveres, herramientas y lo que se fue requiriendo en los edificios.

Este punto fue uno de los únicos 7 en dónde las labores de rescate se prolongaron más allá del domingo 24 de septiembre. El volumen de voluntarios que estuvo (des?)-coordinándose en la zona fue verdaderamente impresionante. Sin embargo, fue tal el volumen de la gente, la desinformación, rumores que corrían sobre maquinaría pesada que iba a entrar, los desaparecidos, y las pertenencias de las personas, que fue sumamente difícil tener información clara sobre lo que ocurrió en la calle de Escocia en esos días. En particular porque se empezaron a mezclar las cifras de víctimas y rescatados entre Escocia 4 y Edimburgo 4.

Al día de hoy, seguimos sin saber a ciencia cierta si fueron 10, 13 o 16 las víctimas, no existe un censo o documento oficial que indique cuánta gente realmente falleció aquí. La información del reportaje de MCCI indica que fallecieron 2 mudanceros que laboraban, 3 personas en un taxi y un peatón. De esto no logré encontrar ningún rastro, excepto que en efecto 2 personas de Atlasmex (empresa de mudanzas) estaban desaparecidos y tenían un servicio para la ciudad de Puebla ese día desde el 404 de Edimburgo 4.

Tenemos por un lado la historia del apartamento 301, Leopoldo Nieto, reconocido médico-investigador recibe a su hijastro Marco Iván (estudiante de Ingenierías en la UNAM) a la 13:00 hrs. Su muchacha Rosa probablemente puso la mesa y calentó la comida. Durante el rescate, los cuerpos de Leopoldo y Rosa son recuperados el día miércoles por la madrugada pero no había rastros de Marco Iván. La desinformación llevó a su familia y a numerosos compañeros de la universidad a deambular por toda la ciudad tratando de encontrarlo en los hospitales y morgues por toda la ciudad porque los primeros cuerpos no fueron censados al ser enviados a diversos puntos de la ciudad. No sería sino hasta el vienes 22 de septiembre que su cuerpo fue finalmente encontrado. Tabatha, la perra Snauzer de Leopoldo, sería rescatada con vida.

El hijo de Leopoldo, Adolfo Nieto, quedó sumamente consternado por la manera en la que colapsó el edificio, algo no le sabía bien. El Ingeniero Mecánico de 38 años se convirtió en detective de derrumbes y a lo largo de varias semanas comenzó a sospechar que había algo en común entre el derrumbe del edificio donde murió su padre y otro edificio derrumbado, el de Amsterdam 107 y Laredo. Al final lograría descubrir la similitud, el arquitecto había sido en ambos casos Max Tenenbaum. Max Tenenbaum resultó tener una orden de aprehensión en 1985 por el derrumbe de un edificio en Tehuantepec 12, donde 120 personas murieron hace 33 años. Salió del país un tiempo y volvió después de un tiempo a la ciudad donde sigue construyendo y autorizando trampas mortales. Hoy, Max Tenenbaum sigue trabajando como DRO y como CSE en múltiples edificios de la ciudad…

La joven pareja Sinaloense que fue encontrada en un abrazo salido de un drama Shakespeariano vivía en el 404. Martín había conseguido un empleo en la ciudad de Puebla y ese día se mudaban. Dos empleados de la empresa Atlasmexico los estaban ayudando cuando el sismo los terminó matando a todos. Si tan solo hubieran escogido un día menos aciago para mudarse, quizás estarían aún entre nosotros. De los mudanceros, no sabemos ni sus nombres.

La historia de Vicente y su esposa e hija es también sumamente dramática. Al no tener un censo de quiénes habían ya sido rescatados o recuperados, Valeria y Virginia pasarían los siguientes 4 días deambulando por la ciudad siguiendo pistas dejadas por las redes sociales; inclusive alguien les llamó para entregarles el IFE de Vicente que había encontrado tirada en la calle de Eugenia o Gabriel Mancera, lo que las hizo pensar que a lo mejor se había salido del edificio antes del colapso. Valeria entraría al departamento y encontraría la cartera, celular y la licencia de conducir de su padre pero ningún rastro de Vicente. Al final, Vicente sería recuperado el lunes 25 de Septiembre y logró proteger a Camila, la perrita chihuahua de Valeria que sería rescatada con vida después de estar seis días atrapada en los escombros. “Vida es vida”, mencionó en una entrevista.

La historia de Paola es similar. Su madre, Margarita del 502, no aparecía y al no tener un censo de rescatados y de recuperados tuvo que deambular por toda la ciudad; inclusive llegó a reconocer el cuerpo de su madre a la morgue de la ciudad en donde se dio cuenta que el cuerpo que tenía frente a ella no era el de su madre –el cuerpo tenía los ojos de color café, mientras que su madre los tenía verdes. Al final, sí encontraron el cuerpo de su madre, después de haber tenido que ver a más muertos de los que era necesario.

Y bueno, qué decir del taxista y sus dos ocupantes, de los cuales no tenemos ninguna información. Espero algún día sepamos qué les pasó…

Edimburgo4Mapa.png

Dirección: Edimburgo 4 y Escocia
Colonia: Del Valle Centro
Delegación: Benito Juárez
Niveles: 9  (8 + Planta Baja)
Uso: Edificio habitacional
Estatus: Demolido
Folio en plataforma-cdmx:
Victimas: 10 o 13 o 16?
Rescatados: 4
Evacuados/Damnificados:
Fecha de construcción: 1980
Departamentos: 26 departamentos
Zona Sísmica: II
Demolición: 14 de Octubre de 2018

Dictamen en plataforma-cdmx:

El inmueble se constituía de plata baja y 8 niveles con uso habitacional así como que al colapsarse en su totalidad daño parte de la estructura de las edificaciones vecinas comprometiendo su estabilidad estructural.

Durante el Sismo:

En la colonia Del Valle, el edificio ubicado en el número 4 de la calle de Edimburgo se derrumbó. De acuerdo con vecinos del inmueble el colapso causó la muerte de, por lo menos, 16 personas: diez que vivían en el lugar, dos trabajadores de una empresa de mudanza que se encontraban dentro, una persona que caminaba por la calle y tres pasajeros de un taxi que fue aplastado por los restos de la construcción. Hasta ahora, la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México (PGJ) no ha publicado cifras oficiales del número de fallecidos.

Adolfo Nieto, ingeniero mecánico de 38 años, perdió a su padre en ese edificio. Leopoldo Nieto, de 66 años, se jubiló un año antes del sismo, después de una carrera de 34 años en el Instituto Mexicano del Servicio Social (IMSS). En el IMSS se especializaba en investigación sobre el Virus de Inmunodeficiencia Humana y el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (VIH/SIDA).

Leopoldo compró su departamento en la torre de nueve pisos en 1982, dos años después de que se construyó el edificio. En el sismo de septiembre de 1985 se rompió un muro que se reparó, pero no hubo daños graves.

El matrimonio sinaloense (Florencia y Martin) se encontraba en el cuarto piso del edificio que se colapsó, acompañados de personas de un servicio de mudanzas, ya que tenían planeado relocalizarse a la ciudad de Puebla ese mismo día.

El relato de Ilce Mariana Arroyo Gómez, vecina del departamento 101 que salió con vida

A la 1:14 pm ya había terminado de cocinar y estaba por acabar mi tarea cuando escuché la alerta sísmica. En ese momento empezó a temblar. Cerré mi computadora, me levanté y sin pensar en más me dirigí a la puerta. En esta ocasión había puesto llave en ambos cerrojos, le di vuelta a uno y después la metí en el segundo, esta vez sin titubear.

Al salir, dejé la puerta abierta, pero con el movimiento se cerró y comencé a bajar las escaleras. Recuerdo que en cuestión de segundos pensé: “dejé mi celular, mi cartera, mi mochila, ¿me regreso?” Volteé a ver mi departamento como si algo me dijera “ya nunca más volverás a verlo”. Seguí bajando las escaleras. No recuerdo haber oído nada, solo al edificio que se movía de lado a lado. Logré llegar a la entrada del edificio y la puerta de metal con cristal estaba cerrada porque el portero no estaba.

Al abrir, el edifico comenzó a sacudirse más fuerte y vi como la marquesina se estaba cayendo. Mi corazón latió sin control hasta que logré salir. Corrí tres metros aproximadamente abrazando mi computadora y viendo los vidrios del edificio romperse. La puerta se regresó, y me preocupé porque no pude dejarla abierta para los que estaban atrás de mí. Afortunadamente dejé las llaves pegadas inconscientemente y así lograron abrir fácilmente una señora mayor y su hijo del primer piso junto con una joven y su abuela del segundo.

Al instante en que lograron salir, un señor me jaló para ponerme detrás de un auto. Ahí fue cuando el edificio colapsó y una nube de polvo nos cubrió por completo. Entonces se hizo el silencio.

Unos segundos después la catarsis: una señora gritó: “¡perdimos todo!”, yo también grité. Fue un momento terrible con dolor, tristeza y preocupación. Comencé a caminar y a lo lejos vi al portero, Ángel Arroyo. Venía caminando lentamente, impactado por lo que había sucedido. Me dijo que no pudo dejar la puerta abierta porque el brazo se rompió con el movimiento. Le dije titubeando “el edificio se cayó”, aunque él lo había visto todo, y me dijo “aléjate porque pueden explotar los tanques de gas”, y eso hice.

Pasé una hora caminando sin rumbo, llena de polvo, llorando y tratando de localizar a mis padres con ayuda de las personas que se paraban por la calle. Logré mandarles WhatsApp desde tres diferentes celulares para decirles que mi edificio se había caído y que los necesitaba. Hoy es más fácil contarlo, pero la verdad estaba en un estado que ni podía escribir.

En ese momento escuché que un edificio en Gabriel Mancera se había caído y fui. Al llegar vi a mucha gente aterrada junto con ambulancias y patrullas, pero en mi calle, en Edimburgo, solo vecinos ayudando, ninguna autoridad llegó hasta algunas horas después.  Abrazando mi computadora iba de regreso, con la cara agachada, llena de polvo y de repente escuche: “¡Mariana!”, era mi novio. Llegó pálido, llorando y asustado, me abrazó y me besó. Yo no sabía qué pasaba, tenía muchas preguntas: ¿cómo llegaste? , ¿estás bien?, ¿sabes algo de mi mamá?, ¿tus papás?, ¿ya viste mi edificio? No respondió ninguna, solo me abrazó.

Me contó que él había llegado por la calle de Escocia y vio mi edificio caído. Se bajó del carro corriendo con lágrimas y subió la colina de escombros de casi cinco o más metros de altura. Él tenía fe de que yo hubiera salido, así que no quiso buscarme en los escombros. Preguntó hasta que vio al portero y él fue quien le dijo que estaba bien.

Mi mamá por fin pudo contactarme y decidimos vernos en el trabajo de mi papá. Cuando llegó, me dijo que mi papá y mi hermano me estaban buscando en los escombros. Habían encontrado a una niña adolescente que se parecía a mí, y mi papá casi se cae de los escombros del impacto. Mi hermano le dijo que se bajara y fue cuando llegó mi mamá y les dijo que estaba bien.

Les dije: “quiero regresar y ayudar”. Así que volvimos los tres al edificio, y al llegar nos encontramos con la sorpresa de ver a más de 200 personas ayudando. México se unió cuando la autoridad no estaba, pues se habían organizado filas de civiles pasando cubetas llenas de piedras y escombros. Enseguida me formé. Yo quería ir hasta adelante, pero era imposible por la cantidad de personas. Me encontré a una amiga con la que iba a tener clase, y recuerdo que le pregunté sobre las clases en la Universidad.

Dias después nos llamaron para decirnos que habían encontrado muchos documentos con nuestros nombres y fuimos, nos llevaron por atrás del Soriana. Ahí estaban varias de mis pertenencias. En primer instante no sabía por dónde empezar y Malú me dijo “te doy guantes, cubre bocas y te pondré una vacuna contra el tétanos”.

Encontré mi mochila de la escuela, un álbum de fotos, una carpeta con canciones, dos bolsas, un porta CD y dentro de un sobre manila, sin algo escrito, mi cartera con todas mis identificaciones. Estaba completamente feliz. Ya nos íbamos, cuando vi que también estaba mi cuadro de generación de la Universidad.

edimburgo4sismo-19-septiembre-escombros-edificio

A menos de 100 metros de distancia del condominio también colapsó por completo otro edificio residencial, sobre calle Escocia, y siete inmuebles habitacionales más en las inmediaciones serian evacuados porque quedaron dañados. Sólo dos personas fueron rescatadas vivas en las dos horas próximas al sismo registrado hoy a las 13:14 horas en el centro del País.

Cientos de jóvenes transportaron decenas de carritos de supermercado con agua, guantes, herramientas, cascos y palas para repartirlos entre los voluntarios.

Las Avenidas de Eje Cinco Sur y Gabriel Mancera fueron cerradas, por lo que las personas que se dirigían a esos edificios para encontrarse con sus familias, tuvieron que estacionar sus autos en calles aledañas y correr hasta el lugar. El transporte público también quedó entorpecido. En menos de una hora, la Colonia Del Valle quedó paralizada, principalmente en Avenida Insurgentes, los Ejes 5, 6 y 7 Sur, además de Avenida Coyoacán, Amores y División del Norte.

Los intentos por comunicarse con los familiares también fueron en vano por al menos hora y media, pues los teléfonos en esta zona quedaron sin señal.

Algunas personas aprovecharon la situación para robar cosas de los edificios colapsados. Ante ello, Malú Suarez, mamá del Colegio Suizo, ubicado en la calle de Nicolás San Juan, hizo un “archivo”, ubicado en el estacionamiento de la tienda Soriana de Eugenia y Gabriel Mancera, en el que junto con brigadistas reunía las pertenencias que encontraban en la zona de derrumbe.

16:00 horas – Virginia inicia la búsqueda de Vicente se esposo

A la hora del temblor, Virginia quedó atrapada en las oficinas de la agencia de viajes donde trabaja como contadora, entre las calles Cervantes y Atenas, en un edificio que no se desplomó pero también sufrió daños. A las 4:00 de la tarde llegó caminando a su colonia y encontró el desastre; según la primera versión que escuchó, ya habían logrado sacar a 16 personas heridas pero vivas, y entre ellos pudo haber estado Vicente.

En el sitio, voluntarios le impidieron el paso; sin embargo, posteriormente, le informaron que su esposo se encontraba dentro de las primeras 14 personas rescatadas con vida del lugar, quienes habían sido llevadas al Hospital Gabriel Mancera. La mujer acudió al hospital que, por falta de electricidad, no se encontraba en funcionamiento. Vicente no estaba allí…

21:00 hrs – Se rescata con vida a Tabatha, un snauzer negro propiedad de Leopoldo Nieto del 301

22:00 hrs – Son recuperados los cuerpos de Florencia y Martín, joven pareja Sinaloense.

Los rescatistas encontraron a una pareja (Florencia y Martin) fuertemente abrazados. Eran mis vecinos del 404. Junto con ellos murieron dos personas que los apoyaban en su mudanza justo en el instante en que comenzó a temblar.

Miércoles 20 de septiembre:

3:51 – Se recupera el cuerpo de Leopoldo Nieto y de Rosa Martinez

11:00 – Se recupera el cuerpo de Evangelina Figueroa Hernández y de Nicolle (Nini) Desiree Ferguson

Vicente no aparece, nuevas pistas

Virginia sale a buscar a Vicente, barrió todos los hospitales cercanos, sin éxito ni suerte, y con ayuda de su hija comenzó a difundir por redes sociales la fotografía de su marido, pidiendo información.

“Y una cosa muy extraña pasó. Publicamos la foto de mi esposo y el miércoles nos localiza un señor, diciendo que encontró la licencia de manejo del señor Vicente Manuel”, dice Virginia, sosteniendo el documento. “La encontraron tirada en la calle Eugenia el miércoles, a una cuadra de mi casa. Eso nos hace pensar que Vicente a lo mejor está afuera”.

Aferrados a ese indicio, toda la familia de Vicente Medina se ha volcado a las emergencias, a las morgues de la ciudad. Han mirado en las listas escritas a mano y colgadas en los postes por voluntarios y vecinos para informar a las familias quién ha sido hallado con vida y adónde se cree que lo llevaron.

“No hay control, todo mundo dice puras cosas que son inciertas. A los hospitales vas y no te dan la información como tú la requieres. O a lo mejor ellos tienen una recomendación de parte de los jefes, de las autoridades del hospital, de no dar bien la información. Pero también nos deben comprender a nosotros. Estamos devastados”, se queja Virginia, agotada, a punto de derrumbarse, hasta que un impulso la recompone.

“Pero mi corazón me dice que está vivo, que lo tengo que encontrar. Y si está vivo, qué bueno. Si está muerto, quiero encontrar el cuerpo. Es lo único que quiero saber para estar tranquila”.

17:00 Continúan las labores de rescate

Durante el día diversos binomios caninos tratan de ubicar a los sobrevivientes y los cuerpos de las victimas. El barullo y la cantidad de gente distraen a los perros que de por sí ya están estresados. Los perros deben confirmar las ubicaciones dónde huelen algo de interés. Sin embargo, ellos también sufren la ansiedad que se genera en toda la zona. Los Topos brigada Cancún logran detectar posibles sobrevivientes.

Existe una fuente que indica que a esa hora se logra rescatar con vida a un tal Manuel González, sin embargo fue imposible corroborar esta información en otras fuentes.

Jueves 21 de septiembre:

De morgue en morgue, de cuerpo en cuerpo, Paola busca a su madre Margarita

Así encontró Paola Félix lo que fue la casa de su madre, el departamento 502 en el número 4 de Edimburgo, esquina con Escocia, en la Colonia Del Valle. Nueve pisos aplastados a la altura de una casa de tres.

Cuando llegó, la violencia de la escena y la fragilidad de los escombros habían congregado ya a miles de improvisados rescatistas con policías y marinos. A Paola se le cimbró el alma.

“Busco a Margarita Silva Ochoa, de 59 años”, repitió Paola una y otra vez entre la confusión y el ruido. Había intentado comunicarse con ella por horas sin respuesta. La buscó en clínicas y hospitales como segundo reflejo. Nada. Hasta que un oficial le dijo saber dónde estaba.

Le pidieron ir al Servicio Médico Forense (Semefo) a recuperarla. “El cuerpo estaba equivocado”, contó Paola a este reportero, a la entrada de la madrugada. Sólo pudo saberlo por los ojos. El cadáver que vio no los tenía verdes, como sólo habían podido repetirse en ella.

El jueves 21 se escuchó a Paola del otro lado del teléfono: “Me llamaron a las cuatro de la mañana para decirme que tenían a mi mami. Gracias a Dios, la pude reconocer”.

Vicente sigue sin aparecer, Valeria su hija encuentra nuevos indicios dentro del departamento

“Con el permiso de los ingenieros, mi hija pudo entrar entre los escombros a lo que era mi departamento. No hay nadie allí, aparentemente”, cuenta Virginia Millares, esposa de Vicente desde hace 33 años, mientras sigue rondando las calles cercanas al edificio que se desparrama en pedazos sobre la calle Edimburgo, después de buscar cuatro días en morgues y hospitales sin encontrar nada.

En el departamento, Virginia encontró el celular de su esposo intacto y su licencia de conducir.

Viernes 22 de septiembre:

Hasta este viernes, los grupos de rescate habían logrado sacar a dos personas heridas y recuperar 12 cuerpos atrapados en Edimburgo 4, según confirmó el general Omar García Vázquez, jefe del Estado Mayor del Cuerpo de Guardias Presidenciales, a cargo de las operaciones de salvamento. Pero entre sus nombres no estaba el de Vicente.

Buscando a Marco Iván

“Nos hace falta Marco Iván Fuentes Márquez”, se lee en tres cartulinas que “avanzan” sobre la Avenida Cuauhtémoc, a la altura de la calle Gabriel Mancera. Estos carteles no andan solos. Son portados por tres jóvenes de 21 años que piden que les ayuden a encontrar a su amigo Marco, quien estudia la carrera de ingeniería industrial en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). 

Ulises Báez, amigo del universitario, relata que lo último que se supo de él fue que el martes pasado llegó a las 13:00 horas a su casa ubicada en el edificio de las calles Gabriel Mancera y Escocia, colonia Del Valle, para comer con su padrastro, pero dicho inmueble se derrumbó por el temblor de 7.1 grados.

“Desde ese día no sabemos de él. Ya encontraron el cuerpo de su padrastro y hasta hallaron con vida a sus mascotas, pero a él no lo han encontrado”, señala Ulises Báez.

Afuera del edificio aguarda Margarita Márquez, madre del joven de 22 años, Marco Iván Fuentes Márquez, de quien aún no tiene noticia.

El estudiante de Ingeniería Industrial de la UNAM vivía junto a sus padres en el tercer piso y regresó el martes a casa para comer, describió.

Su esposo y la señora que hacía el trabajo doméstico, Rosa, fueron hallados muertos bajo el escombro durante la madrugada del miércoles. En cambio, su perra Tabatha y un labrador (Sombra) salieron con vida.

“Ya se empezó a checar si hay personas fallecidas. Confirman que sí, entonces va a ingresar maquinaria pesada para la remoción de lozas, paredes y columnas de las estructuras (…) Nos encontramos en Avenida Coyoacán y ya comenzó a ingresar una grúa central que es la que entrarían en la parte más grande para retira paredes y lozas”, detalló.

Explicó que las máquinas entrarán “sin comprometer los cuerpos de las víctimas” y comenzarán a remover escombros una vez que los mandos digan.

Aseguró que se utilizará este equipo porque ya no hay sobrevivientes y se estima que se encuentren entre ocho y 15 cuerpos.

21:00 hrs – recuperan el cuerpo de Maria del Carmen Raygoza Islas y de Marco Iván Fuentes Marquez

Sábado 23 y domingo 24 de septiembre

Virginia y Valeria siguen buscando a Vicente

Lunes 25 de septiembre:

Aparece finalmente Vicente, desafortunadamente sin vida, Camila su perrita es encontrada con vida después de seis días.

El cuerpo del último desaparecido en Edimburgo 4, en la Colonia del Valle, Ciudad de México, fue recuperado este día. La persona rescatada es Vicente, un hombre que vivía en el edificio de Edimburgo 4,

Vicente protegió a Camila, una perrita Chihuahua que sobrevivió seis días bajo los escombros tuvo un encuentro con el elemento de la Policía Federal que la rescató del edificio de Edimburgo número 4 en la colonia Del Valle, delegación Benito Juárez.

Su propietaria declaró que en el momento en el que le avisaron del rescate de Camila, ella estaba en el Servicio Médico Forense identificando el cuerpo de su padre, quien falleció en el derrumbe.

En México no hay un registro oficial de desaparecidos durante el terremoto de este martes 19 de septiembre, ni en la capital ni en los estados afectados, ni del gobierno federal ni de los gobiernos locales. Como tampoco lo hubo de los cientos de desaparecidos en el sismo que azotó la ciudad en 1985, también un 19 septiembre, hace 32 años, y que mató a miles de personas.

La única referencia conocida hasta ahora es una página web administrada por los propios ciudadanos ( www.desaparecidos-sismo.mx), en la que las familias publican información de las personas que buscan: sus nombres, fotografías, dónde se sospecha que debían estar a la hora del terremoto y algún contacto en caso de que hubiera noticias de ellos.

Según este registro, 156 personas siguen sin aparecer –vivas, heridas o muertas– y 245 personas de las que no se sabía nada el martes, ya han sido localizadas.

Victimas: 16

  • Maria del Carmen Raygoza Islas – 64 años – 202 – sale 22 de septiembre a las 21:00 horas
  • Leopoldo Nieto Cisneros – 67 años – vivía en el apartamento 301 – investigador del SIDA – Nacionalidad española – padrastro de Marco Iván – sale el 20 de septiembre a las 3:51 AM
  • Rosa María Elizalde Romero – empleada domestica del departamento 301
  • Marco Iván Fuentes Marquez – 22 años – 301 – estudiante de ingeniería industrial en la UNAM – sale Viernes 22 de septiembre
  • Florencia Lorandi Castillo – 29 años – sonorense – esposa de Martín – Apartamento 404 – cuerpo recuperado  el 19 de septiembre
  • Martín Vélez Tenorio– esposo de Florencia – 404 – cuerpo recuperado el 19 de septiembre
  • Dos personas que realizaban trabajos de mudanza de la empresa Atlamex en el departamento 404
  • Vicente Manuel Medina Elizalde – 62 años – Consultor de sistemas – Recuperado el 25 de septiembre, ultimo por encontrar – murió protegiendo a la perrita chihuahua de su hija quien fue rescatada.
  • Margarita Silva Ochoa – 67 años – apartamento 502 – cuerpo recuperado el jueves 21 de septiembre
  • Evangelina Figueroa Hernández – 64 años – cuerpo recuperado el 20 septiembre 11:00
  • Nicolle (Nini) Desiree Ferguson – 55 años – Panameña -que fue la primera encargada de Epidemiología del Minsa, en Chiriquí, falleció entre los escombros de uno de los más de 40 edificios que colapsaron. Ella trabajaba como profesora cuando ocurrió el sismo. cuerpo recuperado el 20 septiembre
  • Peatón que pasaba afuera del edificio
  • Conductor de taxi
  • Dos pasajeros del taxi
  • Dos gatos del 703

Rescates:

  • Manuel Gonzalez? En teoría sería rescatado en 20 de septiembre
  • Camila, perrita chihuahua, pasa 6 días atrapada protegida por Vicente – rescatada el Lunes 25 de septiembre
  • Tabatha, perrita Shnauzer, rescatada el 19 de septiembre del 301
  • Sombra – Labrador

Causas del derrumbe:

https://youtu.be/hSg3c2_3L4E

Ni los habitantes de Ámsterdam 107 ni los de Edimburgo 4 sabían que sus edificios tenían en común el nombre de un ingeniero que ya tenía en su historial un inmueble colapsado en el sismo de 1985 y que, por ello, había sido sujeto de una orden de aprehensión.

Los edificios de avenida Ámsterdam y de la calle de Edimburgo tienen otras semejanzas. Además de tener un perfil arquitectónico similar —con fachadas asimétricas y balcones rectangulares en cada nivel—los dos inmuebles se encontraban en esquina y tenían un estacionamiento en la planta baja.

En entrevista, el ingeniero Trigos lo explica así: “Yo tuve la oportunidad de estudiar dos edificios, uno en la colonia Polanco y otro en la colonia Del Valle, en cuyos planos aparece que el cálculo lo hizo el ingeniero Max Tenenbaum. Al revisarlos meticulosamente me di cuenta que se habían incumplido disposiciones del reglamento vigente en ese entonces, en lo que atañe a seguridad y estabilidad estructural. A mi juicio, en estos casos se denota incompetencia profesional”.

El edificio aledaño al de Edimburgo 4, en el número 29 de la calle de Escocia, también tuvo como perito responsable de la construcción al ingeniero Max Tenenbaum.

Fuentes:

https://miedificio.contralacorrupcion.mx/#amsterdam

https://www.univision.com/noticias/terremotos/el-corazon-me-dice-que-esta-vivo-y-que-lo-tengo-que-encontrar-la-esperanza-de-hallar-a-los-156-que-faltan-en-mexico

https://www.proceso.com.mx/504771/la-angustiante-espera-del-rescate

https://www.altonivel.com.mx/actualidad/mexico/19-de-septiembre-el-dia-en-que-mi-vida-colapso-y-volvi-a-nacer/

https://www.lavanguardia.com/internacional/20170921/431445610117/leopoldo-nieto-cisneros-espanol-fallecido-terremoto-mexico.html

Saratoga 714 – Corrupción y negligencia matan a Chiapaneca – Ficha edificio #11

Algunos chilangos se refieren a la colonia Portales como la colonia Mortales, esto debido a que en cierta epoca la colonia era considerada peligrosa, en parte porque existe una zona de prostitución importante en su lado Este (Tlalpan y Eje7-8). Sin embargo la Portales fue una de las colonias más afectadas por el sismo. Las calles de Tokio, Emperadores, Azores y Avenida Zapata podrían ser consideradas una más de las zonas ceros del sismo, Amsterdam, Del Valle y Portales Norte serán recordadas por sus derrumbes y daños.

Sin embargo el edificio de Saratoga 714 no se vino abajo debido a su ubicación geográfica sino que probablemente se vino abajo por la corrupción y negligencia del gobierno delegacional quien nunca detuvo una demolición que estuvo a punto de derrumbar el edificio ya desde antes del sismo. Las investigaciones de MCCI me dejaron sumamente indignado, los vecinos se organizaron y exigieron a la delegación arreglar las irregularidades de la demolición y perdonarán mi francés pero les valió tres kilos de madre. Hay que preguntarse que tratos y acuerdos hubo en toda esta situación para llegar a dejar que un edificio se desplome y maté gente. En la mente de estas viles personas cuanto dinero hubo de por medio para que les pareciera buena idea no atender la salvaguarda de un gran número de buenos ciudadanos que pagan sus impuestos.

No solo esto, son vomitivas las acciones de la famosa Olivia Corral para impedir el recate de Candy y de casi obligar a su hermano a ponerse de frente a las excavadoras demandando se rescatará a su hermana (Imagen fotográfica que desafortunadamente no existe pero que en mi mente representa la resistencia de los ciudadanos de la CDMX a la ineptitud, prepotencia y corrupción de muchos de nuestros gobernantes).

El relato de lo que ocurrió en este edificio me deja sumamente asqueado, y aunque existen mucho otros casos indignantes de lo que pasó antes, durante y después del sismo este en particular para mí es particularmente terrible.

La impotencia de Carlos frente a la malintencionada Olvivia Corral y su inexplicable necesidad de borrar los rastros de quien sabe que tranza me dejo frio de enojo. Les dejo aquí el relato de como la corrupción, negligencia y discriminación no solo dejaron morir a Candy en la más horrible de las muertes (atrapada durante 48 horas gritando y sabiendo que la ayuda estaba cerca) sino que lo hicieron de una manera cruel. Una vez que finalmente los rescatististas desobedecieron a las fuerzas del orden tardaron 4 horas en sacar el cuerpo de Candy. Esta mujer indigena de Chiapas con tres hijas pudo haber sido rescatada con vida…

Que pinche coraje.

Dirección: Saratoga 714
Colonia: Portales Sur
Delegación: Benito Juárez
Niveles: 5
Uso: Edificio habitacional
Estatus: Derrumbado
Folio en plataforma-cdmx:
Victimas: 1
Rescatados: 6
Evacuados/Damnificados: 14 familias
Fecha de construcción: 1977
Departamentos: 16
Zona Sísmica: III a

Saratoga714Mapa

Dictamen en plataforma-cdmx:

El edificio contaba de 5 niveles, con uso de departamentos. Estaba estructurado por medio de marcos de concreto armado y losas planas como sistema de pisos, con muros de mampostería en clindancias. La edificación a raíz del sismo presentó el colapso de los dos primeros niveles, lo que ocasionó severos daños en sus elementos estructurales como columnas y sistemas de pisos. El edificio remanente se encuentra recargado en las edificaciones colindantes, ocasionándoles daños en su estructura y riesgo de colapso ante la presencia de eventos sísmicos.

Alto riesgo de colapso por el tramo de altura visible (los tres pisos superiores) aún recargados sobre la casa de Saratoga 720 y próximo a derrumbe con daño adicional este ultimo inmueble y al siguiente (Saratoga 722).

El daño que sufrió la edificación fue por fallas en el terreno que fracturaron la cimentación del edificio.

Orígenes:

La mañana del 20 de junio de 2017, Javier recibió una llamada de emergencia de su hermana, Celia, contándole cómo se movía su departamento. Acudió inmediatamente a Saratoga 714 y constató que la demolición en el predio contiguo generaba “vibraciones que cimbraban fuertemente” al edificio. El ingeniero consideró que el movimiento del inmueble —de cinco pisos y 13 departamentos, con estacionamiento en planta baja— no era “normal ni inofensivo y que, por el contrario, tendría consecuencias graves” para su estructura.

Quienes habitaban en el edificio ubicado en Saratoga 714 se quejaron, durante semanas, de las vibraciones dentro de sus departamentos por el uso de maquinaria pesada en un predio contiguo en donde derrumbaban una vieja fábrica. Los trabajadores usaron maquinaria pesada, aunque la licencia los obligaba a demoler utilizando sólo herramientas manuales. Nadie los escuchó en la delegación Benito Juárez. Tras el sismo del 19 de septiembre, el inmueble afectado se desplomó.

“¡Oigan! ¡Oigan, aquí arriba! ¡Oigan, voy a llamar al 911, esto es una emergencia! ¡Oigan… ustedes, los de la máquina! Vamos a hablar al 911 porque esto es una emergencia: el edificio se está moviendo horrible. Tengan listos sus permisos, en este instante vamos a llamar porque esto es una emergencia ¡Todo está absolutamente grabado! ¡Se nos va a caer el edificio! ¡Por favor, yo les ruego que mientras llega Protección Civil detengan la excavación!”, gritaba Celia Enríquez Brito, habitante del departamento número 204 del edificio de Saratoga 714, a unos trabajadores que usaban un enorme martillo neumático montado sobre una oruga mecánica para demoler una vieja fábrica contigua.

Era la mañana del 20 de junio del 2017, cuando ella y el resto de los vecinos sintieron el piso vibrar y escuchaban, angustiados, el crujir de las ventanas. Sin embargo, los hombres ataviados con chalecos amarillos y cascos no se detenían. El único que podía hacer algo era su jefe, un arquitecto, que no estaba ahí.

La respuesta los dejó anonadados. Protección Civil de la delegación Benito Juárez aseguró por escrito que no podían ingresar al predio “porque la obra estaba clausurada y ellos no podían entrar”, de acuerdo con la versión de Arnulfo, quien califica el argumento de las autoridades como “inadmisible”. Los trabajos de demolición en Saratoga 706 continuaron sin contratiempos hasta su conclusión, a finales de junio.

Cuatro meses después, en el terremoto del 19 de septiembre del 2017, los habitantes de ese inmueble perdían sus departamentos: la planta baja y el primer piso del edificio se desplomaron. Además, la torre quedó recargada sobre una vivienda contigua; en total, 14 familias se quedaron en la calle.

Durante el sismo:

Judith Rodríguez vivía en la casa de Saratoga 720, al otro lado del inmueble que vibraba con el derribo de la fábrica. Ella y su esposo, Raúl, llegaron ahí en 1990, a una casa que ya tenía unos 15 años de haber sido construida.

El 19 de septiembre de 2017, Judith, Raúl y su nieto se encontraban descansando en la habitación principal de la casa. La sacudida los tomó por sorpresa.

—Fue impresionante —narró Judith—. Se escuchó como una explosión, y luego, todo se llenó de polvo. Nos costó mucho trabajo salir.

—La puerta se abría y cerraba por el movimiento —agrega su esposo—. No podía yo salir con la cuna del bebé. Cuando se pudo, corrimos hacia la puerta, pero el edificio colapsó y todo se llenó de tierra. No veíamos nada. Todo se movía y tronaba. Corrimos hacia el otro lado, pero cayó la parte trasera del edificio. Nos regresamos, estábamos como ratones. Tratamos de cubrirnos de todo lo que estaba cayendo. Nos quedamos en el claro del pasillo.

Cuando lograron salir, Judith y Raúl vieron que el edificio vecino —Saratoga 714— quedó “tirado” y “estaban sacando gente del edificio”. Como había una fuga de gas, se alejaron hasta la esquina, a unos 50 metros.

—Ya había gente de Protección Civil y prohibían la entrada al edificio. Después de un rato, saqué la maleta del bebé. Primero les dije que mi departamento estaba bueno, pero luego miré que el edificio contiguo estaba recargado sobre nuestra casa.

El impacto del sismo del 19 de septiembre afectó gravemente al edificio de Saratoga 714. La planta baja colapsó y los niveles superiores del edificio le cayeron encima, sepultando los dos primeros pisos bajo el suelo. Después de caer, la base del edificio se deslizó hacia la izquierda, provocando que su techo se recargara sobre la casa de Saratoga 720, en el costado opuesto. Dos trabes cayeron sobre el patio trasero de la casa de Judith y Raúl.

Los cuerpos de rescate, que venían acompañados por paramédicos, no ingresaron alegando que la estructura estaba por colapsarse. El velador de la construcción aledaña informó que se escucharon gritos de desesperación desde las 4 a las 6 de la tarde de ese martes.

Soldados con el apoyo de perros de búsqueda localizaron a cinco sobrevivientes de este edificio de departamentos y los rescataron. Les dijeron que no había más víctimas y que era muy peligroso tratar de ingresar de nuevo al inmueble, porque estaba a punto de venirse abajo en su totalidad.

Candelaria Villegas —quien se dedicaba al trabajo doméstico— quedó atrapada dentro del cubo de escaleras y murió bajo los escombros dos días después, porque ni la Marina ni Protección Civil permitieron que los rescatistas ingresaran al edificio a buscarla.

El martes del sismo Candy, cómo la conocían, estaba trabajando en el departamento 304, aunque la mayoría salió ileso, una de las vecinas del edificio alertó sobre la ausencia de Tovilla Montoya y a su vez al personal de Protección Civil de la Delegación Benito Juárez sobre la presencia de la trabajadora indígena en el edificio colapsado.

De acuerdo con Carlos Tovilla (hermano de Candy), a las 23 horas y tras iniciar el proceso de remoción de escombros para rescatar a Candy, escucharon un grito. “Llegué como a las 20:40 y Seguridad Pública ya tenía acordonada el área, con todo el tumulto de los vecinos gritando ‘sáquenla, está viva’. Un paramédico llevaba el IFE de mi mamá y me confirmó que una señora que se llamaba Candy estaba ahí”, recuerda.

Miércoles 20 de septiembre

“Hasta las 2:30 de la madrugada del miércoles arribó una brigada”, dice Carlos. “Me explicaron que iban a hacer 3 rastreos con los perros, quienes marcaron en el mismo lugar las 3 veces, señalando la presencia con vida de mi mamá. Unos soldados de la SEDENA se acercaron a informarme que en efecto mi mamá estaba aún con vida y que habían pedido un scanner para detectar la profundidad a la que se encontraba y con ese dato después recibir órdenes para proceder al rescate”, prosigue. Señalaron que no podían entrar para rescatarla porque “no estaban capacitados ni llevaban los aditamentos adecuados”.

“Como a las 3:20 horas, llegaron además marinos y metieron el scanner en el lugar señalado por los perros y me confirmaron que estaba aún con vida. Me informaron que venía una cuadrilla de topos para rescatarla. Un marino me dijo que ya venía en camino la ayuda, que no me preocupara”. Susana Cruz, comadre de Candelaria Villegas, la mujer atrapada, aseguraba que hasta las cuatro de la mañana se escuchaban gritos de auxilio.

La situación dio un vuelco total cuando se retiraron los marinos, porque apenas 15 minutos después, llegó un grupo de militares que cambió la versión de los hechos. “Me dijeron ‘necesitamos que te resignes porque tu mamá está muerta’, cuando a mí me habían dicho antes que estaba viva”.

A las 9 de la mañana, pese a que elementos de la Secretaría de la Marina confirmaron la presencia con vida de Candelaria Tovilla, una funcionaria identificada como Olivia Corral Arriaga, impidió la entrada de los rescatistas apoyada por elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional.

La funcionaria adujo órdenes superiores para impedir el rescate de la trabajadora doméstica, de hecho una de las residentes indicó que amparándose en su poder y sin experiencia en seguridad o estructura anunció la demolición del edificio e impidió la intervención de los Topos Azteca.

Maricela Sánchez, vecina de Saratoga y quien fue maestra de Carlos, ratifica que desde que Olivia Corral llegó al lugar impidió el acceso de los topos de Nuevo León y tampoco dejo pasar a los Topos de Guanajuato, pidió el apoyo de granaderos y 3 retroexcavadoras que intentaron ingresar a las 13:33 horas”.

Poco después, Olivia Corral hizo un primer intento de meter maquinaria pesada para iniciar la demolición, pero Carlos Tovilla se paró frente a los escombros para detener la acción. Aprovechando la confusión, dice, la servidora pública llamó aparte a los militares presentes en el lugar, quienes cambian la versión que habían escuchado de voz de los rescatistas, y ahora afirman en entrevistas con los medios que no hay indicios de vida de la mujer atrapada.

Varios vecinos del edificio de Saratoga señalan que “esta señora no los dejó acceder diciéndoles que “esto ya fue valorado y no se va permitir que se arriesguen más vidas por sacar a una sola persona”.

No fue sino hasta las 15 horas que finalmente se permitió la entrada de los topos, a quienes solo se les permitió trabajar durante 2 horas.

Se suspende el rescate durante la noche. Personal de Protección Civil de la delegación Benito Juárez tomó el control de la situación, pero no continuó la búsqueda porque anocheció y no había plantas de luz ni lámparas que les permitieran seguir con los trabajos.

Jueves 21 de septiembre

Vecinos de la colonia denunciaron que por la mañana no había ni marinos, ni soldados, ni empleados federales o rescatistas. Había un esfuerzo por parte de las autoridades para acelerar el proceso de demolición del edificio.

“Por la mañana llegó ayuda, mucha ayuda. Protección civil, topos con perros, 6 marines estadounidenses, cientos de voluntarios, vecinos, apoyo médico, herramientas, comida, café, conseguíamos todo lo que nos pedían los topos, pero llegó nuevamente esta fulana a detener la búsqueda, aduciendo lo mismo: que el edificio estaba por derrumbarse y que no podía exponer la vida de nadie más. Para ese momento los ánimos estaban muy subidos y empezamos a gritarle, pero la policía cerró filas y los granaderos la rodearon para protegerla”.

Alrededor de 100 voluntarios llegan a la calle de Saratoga y Emiliano Zapata, en la colonia Portales Sur. No saben a qué van, pero cuando arriban al lugar se enteran que en el número 714 sigue atrapada una mujer. Al frente de ellos va un marino, al que todos le dicen “Teniente”.

Visiblemente ansiosos, esperan recibir instrucciones para ingresar al edificio colapsado. Detrás de un cordón de seguridad que controla una decena de policías, un joven, civil, les dice por alta voz que esperen hasta que les den indicaciones para poder acceder y que mientras eso ocurre coman y se hidraten, porque el trabajo será extenuante.

Pero a los cinco minutos el mismo joven cambia la indicación. Les dice por alta voz a esos 100 voluntarios que no hay nada qué hacer aquí, pues ya hay rescatistas especializados en el lugar y solo ellos (los Topos) tendrán acceso al edificio colapsado. Les pide que vayan a buscar otro lugar donde sí se requiera su apoyo o en todo caso que mejor regresen a sus casas con sus familias.

El marino que comanda a esa cuadrilla de 100 personas regresa con sus brigadistas por donde vino.

Carlos retoma el aliento y continúa narrando: “Como a las 12:15 llegó la brigada internacional de topos “azteca” a quienes llamó una vecina, y también les negaron el acceso, pero los topos se impusieron diciendo que ellos estaban entrenados para salvar vidas y que las órdenes vinieran de quien vinieran a ellos no le importaban, que ellos iban a entrar y que le hiciera como quisiera”.

“El Topo”, “El chino” y “Topo campirano” entraron al edificio. Olivia Corral rodeada de policías y guaruras sólo permitió la entrada de 2 en 2, poco a poco fueron entrando, ingresaron unos 10 topos”.

“El topo apodado “El Chino me dijo: pues yo ya estoy mayor, ya viví, y te juro que voy a hacer lo posible para entregarte a tu mamá, y no me voy a retirar hasta entregártela viva o muerta”.

El cuerpo de Tovilla Montoya fue recuperado de los escombros por la tarde en 3 horas y 50 minutos por los Topos ante la insistencia de los vecinos, quienes responsabilizan a Corral Arriaga de negligencia, arbitrariedad y prepotencia por obligar a Candy a permanecer 3 días bajo los escombros, razón por la cual falleció asfixiada.
“Me dijeron que si hubieran actuado con anterioridad, la hubieran sacado con vida, porque con la lluvia del día anterior se asentó el edificio y hubo un segundo derrumbe. ¡Esto fue negligencia totalmente, y la señora (Corral) jamás se acercó conmigo porque vio su error de que los Topos la sacaron en tres horas, y ella en tres días, no hizo nada!”.

Para Carlos, la única explicación de que Olivia Corral no haya permitido la entrada de rescatistas es que “hay una red de corrupción porque hay un inmueble (en proceso de construcción al lado), hay mucho dinero y funcionarios involucrados. Seguramente quería demoler lo más pronto posible para limpiar evidencias”.

En el colmo de los males, el servicio de Locatel en la Ciudad de México afirmó en su cuenta de Twitter que el fallecimiento de Candelaria Tovilla se trataba de una “noticia falsa”, lo que Carlos desmintió de forma airada en esa misma red social. Ante las evidencias, Locatel tuvo que disculparse por su error.

El miércoles 27 de septiembre, 9 días después del sismo de 7.1 grados Richter que sufrió la Ciudad de México, Carlos Tovilla estuvo en la calle de Saratoga y Zapata, no llora, habla claro y fuerte “Hoy pasé por el edificio, sigue ahí, no lo han derribado ¿no que tenían tanta prisa por tirarlo? Hay muchas cosas incomprensibles en la actuación de esta señora (Olivia Corral), esto no puede quedarse así. No quiero que nadie pase por lo que yo pasé, por eso quiero denunciar a Olivia Corral y hacerla responsable de la muerte de Candelaria Tovilla”.

saratoga_después

Causa del colapso:

Expertos consideraron que la demolición de la antigua fábrica de etiquetas fue determinante en el colapso del edificio de Saratoga 714. El uso de maquinaria pesada —advirtieron— reblandeció el suelo y los cimientos, dejándolo vulnerable a sismos como el que ocurrió a las 13:14 horas del 19 de septiembre de 2017.

La memoria de demolición de la fábrica de Saratoga 706 especificaba que los trabajos debían realizarse con herramientas manuales…

De acuerdo con ese mismo documento, la excavadora modelo CAT-320 sólo ingresaría a la obra “para la carga de materiales producto de la demolición”. No obstante, esta maquinaria fue usada para remover la tierra que estaba justo por debajo de la barda perimetral del edificio que vibraba. Los trabajadores pretendieron así apresurar el derrumbe de la vieja fábrica, como consta en videos tomados por vecinos de Saratoga 714.

Para el ingeniero Javier Enríquez, el colapso parcial del edificio en Saratoga 714 tiene una causa clara: la “licuación del suelo” debajo de los cimientos del edificio, producto de la intensidad de las ondas del sismo del 19 de septiembre y agravado por el daño previo que había sufrido el subsuelo, debido al impacto de los trabajos de excavación en el predio contiguo.

Otro factor que puede explicar el nivel de daños en el edificio de Saratoga 714 tiene que ver con su estructura. Como muchos otros inmuebles construidos en los años 70 y 80, tenía estacionamientos para automóviles en el primer nivel. En términos constructivos, se le llama planta baja débil.

Victimas:

  • Candelaria Villegas – 48 años – Empleada domestica – Indígena de Chiapas – Madre de 3.

Fuentes:

https://miedificio.contralacorrupcion.mx/#saratoga

http://www.eluniversal.com.mx/nacion/sociedad/me-dijeron-que-aceptara-la-realidad-que-mi-madre-ya-habia-muerto

https://www.sdpnoticias.com/local/ciudad-de-mexico/2017/09/29/funcionaria-obstaculizo-rescate-de-trabajadora-domestica-en-saratoga-714

https://capital-cdmx.org/nota-El-drama-de-un-rescate-en-Saratoga-714–sin-la-parafernalia-de-las-televisoras201721913

http://www.zocalo.com.mx/new_site/articulo/negligencia-frustro-rescate-familiar-de-victima

 

Viaducto Miguel Alemán 106 y Torreón – edificio mata con eficiencia del 100% – ficha #10

Muchas de estas entradas, las empecé a escribir hace más de seis meses, la verdad es que existía mucha falta de información respecto al actual número de victimas y quienes eran. Tenía la esperanza de que a un año ya tuviéramos respuesta por lo menos a la pregunta de quienes perdieron la vida en la CDMX y el relato de porqué estaban dónde estaban y porqué no alcanzaron a salir. En las investigaciones de MCCI de ¿Porqué se cayó mi edificio venían tan solo 5 nombres de las 11 muertes registradas oficialmente, esto me intrigó y me puse a revisar exhaustivamente la información de twitter, las bases de datos de Verificado19s, RescateCDMX y FuerzaMexico, y por supuesto las fuentes de internet.

Fue bastante difícil obtener la información de las victimas, al final creo haber recuperado 10 de las 11 identidades de los fallecidos. Es importante saber que hubo al menos 2 personas (Javier Alejandro y Antonio) que estuvieron atrapadas debajo de los escombros enviando mensajes y comunicando, desafortunadamente ambos fallecieron.

Esto no esta verificado pero parece que al muchacho que falleció el que sería su segundo día de trabajo en la empresa de fumigación aún no le habían dado su contrato, no se que haya pasado al final pero parece que esto afectó las negociaciones con la indemnización con la familia.

19s-el-dia-que-nos-encontramos-10-highviaducto106

Foto: Luis Arango

Hay un articulo por ahí que cita a uno de los empleados de Baluher que cuenta que bromeaban como un día el edificio se iba a caer por lo mucho que vibraba cuando temblaba o con el simple circular de vehículos pesados. Yo no se muy bien cual habrá sido el efecto del espectacular de 20 toneladas que tenía encima el edificio pero aquí me parece que la empresa Baluher sabía que el edificio no era estructuralmente excepcional, cuanto dinero se estarían ahorrando en lugar de rentar algo de mejor calidad, porqué si tenían a 15 empleados en este edificio no metieron refuerzos o mejoraron los planes de evacuación? A mi me parece que eso es lo que vale la pena investigar.

Enfin va este recuento del sismo en este edificio que mató a 11 personas, hubo 0 supervivientes. Este tuvo un 100% de eficiencia. Por allí se rumora que al menos dos personas sobrevivieron al primer impacto y hubieran podido ser rescatadas quizás de haber contado con mejores herramientas y capacitación.

Viaducto6mapa


Dirección: Viaducto Miguel Alemán 106 esq Torreón
Colonia: Piedad Narvarte
Delegación: Benito Juarez
Niveles: 6
Uso: Edificio habitacional
Estatus: Derrumbado
Folio en plataforma-cdmx: 94
Victimas: 11
Rescatados: 0
Evacuados/Damnificados: Desconocido
Fecha de construcción: 1963
Departamentos:
Zona Sísmica: III a

Dictamen en plataforma-cdmx:

El inmueble se constituía de 5 niveles con uso habitacional y en la planta baja con uso comercial.

Orígenes:

Cuando el edificio de Viaducto 106 se derrumbó, en la planta baja funcionaba un salón de belleza. Pero en los últimos 10 años hubo incluso un taller mecánico y oficinas de la aseguradora Axa.

El inmueble tenía 5 pisos, la planta baja era una estética cuyos ocupantes lograron salir, los otros niveles eran de oficinas y consultorios, entre ellos, Grupo Baluher que se dedica al control de plagas y ocupaba los pisos 2,3 y 5 con unos 15 empleados.

Durante el sismo:

El sismo de magnitud 7.1 ocurrido a las 13:14 horas del 19 de septiembre de 2017 derrumbó un inmueble de seis niveles en la colonia Piedad Narvarte, construido desde 1963, el cual cargaba un espectacular de la empresa GIM Publicidad Exterior. Su colapso provocó la muerte de 11 personas y que el edificio contiguo quedara inhabitable.

El portero, Don Porfirio dice que en el edificio laboraban cerca de 40 personas y ellos tres. “Sólo fallecieron diez, entre ellos mi hija”, dice. El 19 de septiembre, de la parte baja, alcanzaron a salir diez empleadas de un salón de belleza.

4 personas alcanzan a salir corriendo antes de que el inmueble colapse, se sabe que al menos 5 personas no salieron (serian 11 al final)

“Los de la empresa salimos como pudimos, yo estaba en el tercero pero bajaron desde el quinto, al lado hay una construcción y siempre que los camiones sacaban la tierra, el edificio se movía, ya teníamos esa impresión pero cuando vimos que sí estaba muy cabrón, empezamos a correr, tronó bien feo todo, se empezó a caer el aplanado de las paredes, salimos corriendo todos por las escaleras, una chava se dobló el tobillo y como pudo salió porque llegó el momento en que ya no podíamos salir por la puertita que teníamos pero las escaleras ya se estaban deshaciendo.

“Salimos y cayó el edificio atrás de nosotros, era una nube de polvo, cuando nos volvimos a juntar todos con crisis, nos faltaban 5 personas (asumo seran los de grupo Baluher), son de los que no sabemos nada, a mano estábamos quitando los escombros, fue desesperante porque éramos muy pocos, hasta las 4 comenzó llegar la gente”, relató Eduardo Juan, quien tenía un mes trabajando como coordinador de servicios a la república.

16:00 horas – llega protección civil

Según brigadistas, de los escombros han sacado los cuerpos sin vida de 4 personas: dos hombres y dos mujeres, tienen detectadas a dos mujeres y un hombre sin saber si siguen con vida o no que podrían ser sacados en las próximas horas. De acuerdo con un listado que han logrado hacer, hay aproximadamente 10 desaparecidos.

“Estuve unas 27 o 28 horas en el lugar, buscándolo. Nunca hubo un módulo de información. Tenías que escarbar en lo que escuchabas para saber si era cierto o no. Cuando llegué, la zona no estaba acordonada, pero ya estaba lleno de voluntarios levantando los escombros. En todo el tiempo que estuve ahí, jamás faltaron los voluntarios. Protección Civil llegó al lugar como a las 4 de la tarde (tembló a las 13:15) y el Ejército ya en la noche, como a las ocho. Lo primero que hicieron fue tratar de controlar a las brigadas que trabajaban desde temprano, poco a poco, hasta que a la medianoche los sacaron a todos y cercaron el paso”, relató Rodrigo, hermano de Anuar quien fallecería al final.

A las 20:00 horas con 17 minutos lograron sacar al primer herido (Javier Alejandro quien fallecerá)

Soldados, ayudados por elementos caninos y rescatistas, están seguros de que hay personas con vida porque uno de los atrapados está en comunicación por mensajes de celular (Antonio).

Mientras, una unidad de Cruz Roja se acerca y los paramédicos se alistan para auxiliar al primer rescatado.

Los soldados reciben la noticia de los vecinos del edificio de a lado, ubicado en Tonina y Viaducto, de que el inmueble empezó a tronar y dan la alerta a los rescatistas quienes continúan la búsqueda.

Para entones ya se había formado otra fila de voluntarios por Viaducto para ayudar con el retiro de escombro.

El inmueble ubicado a espaldas del edificio caído seguía tronando, por lo que los soldados dieron la orden de desalojar las calles de acceso.

Miércoles 20 de septiembre

“Al final tuvimos a un joven vivo (Antonio), lo tuvimos desenterrado de la cintura hacia arriba, se llamaba Antonio, estuvimos en contacto con él, estuvimos platicando con él, sin embargo, por la viga, teníamos una viga que al final llegaba a sus piernas era imposible sacarlo”, señaló.

Antonio Luna trabajaba en grupo Baluher, empresa de fumigación. Era papá de una niña de 17 años y un niño de 4.

“Yo vi que tuvo una última conexión a la 1:09 y a lo mejor yo en el momento del sismo tenía la esperanza de que me pudiera conectar un mensaje o una llamada porque tenía poco de haberse conectado, ¿no?, pero pues no, no hubo respuesta”, señaló su esposa Carolina.

La madre de Rodrigo es entrevista a las 3:30 AM. No es la única que tiembla, otros familiares, la novia y amigos de Rodrigo Rodríguez Arellano, el joven de 27 años desaparecido, lo aguardan con semblantes más temerosos. Algunos se confunden con los voluntarios animosos que toman decenas de cubetas para surcar entre los escombros.

7:00 AM – Se rescata el cuerpo de Alejandra y su perrita Rubí quien sobrevive

9:00 AM

“Siempre se reportaron voces de ayuda y ruidos. Siempre hubo esperanza”. Cuenta el hermano de Anuar también que salvaron a una chica a la que estuvieron tratando de ubicar durante seis horas, pero que no sabe qué ocurrió con ella. Sobre el resto de las víctimas, refiere a la hija del portero (Alejandra), que fue encontrada ya fallecida y a uno de los trabajadores de una empresa de fumigación que también tenía sus oficinas en ese edificio (Alejandro)

Una mujer se quejaba, en la esquina de Viaducto y Tanana, que un grupo de policías entró a su departamento en la noche del sismo y lo saqueó, pero no quiso dar más detalles, diciendo que ya había denunciado el hecho de manera suficiente.

Junto al baldío, apoyada levemente en una de las cuerdas que delimitan un perímetro yermo, está Rosario Cristobal. Su hija, Alejandra Vicente Cristóbal, no había tenido clase ese día, por eso estaba en el edificio. La familia Vicente Cristóbal es la única que vivía, como porteros, en ese lugar dedicado a oficinas.

“Ignoro mucho de esto, de cómo sucedió todo. Entre los fallecidos está mi hija, pero ya no supe más del tema después de las 9 de la mañana del miércoles, cuando me avisaron que la habían encontrado”, dijo Rosario.

Alejandra tenía 24 años y estudiaba sociología en la UAM Iztapalapa. Su perrita, Rubí, sobrevivió y fue rescatada de entre los escombros. “Siempre andaban juntas”, dice su madre, “gracias a ella, digo yo, que es como la encontraron”.

11:00 AM Carlos, cuñado de Antonio: “Cuando nosotros llegamos allá como las 11, 11:30 al llegar a Viaducto vemos una nube de polvo, el edificio se veía colapsado. En ese momento yo me acerqué a unos bomberos que empecé a escuchar que hablaban que había dos personas que respondían a donde estaba el colapso del edificio. Me acerqué y les dije: ¿y sabe cómo se llaman? ¿Están vivos? Me decían que era un Antonio, ahí tuve una esperanza”, refirió

“Nos comentan que desde la una de la mañana él ya tenía contacto con la gente rescatista, que lo escuchaban, que pedía auxilio y decía su nombre, Antonio, Toño”, afirmó Carolina.

“Toño estaba plenamente consciente, Toño platicaba conmigo, me decía, me duele, estoy cansado, me hablaba, platicamos mucho con Toño”, comentó Santiago Schietekat.

“Hasta que se asentó el intento porque sé que se hizo el esfuerzo posible, donde lamentablemente ya no aguantó”, destacó la esposa de Antonio.

16:00 PM

Recuperan a Antonio y a Gilberto

Hasta esta tarde, en el edificio derrumbado de Torreón esquina con la lateral de Viaducto, se han rescatado a tres personas en la mañana; dos fueron halladas con vida (Antonio y Gilberto a las 16:00 horas), mientras que una más, una joven de 24 años, perdió la vida (Alejandra).

El acordonamiento que han hecho tanto efectivos de la Marina como el Ejército de toda la manzana en cuestión, es a cada momento más amplio debido a la peligrosidad que persiste en los edificios.

La donación de víveres ya ha desbordado las necesidades de los ciudadanos que acuden a sacar mano con mano los escombros, por lo que muchos de ellos se han trasladado a la avenida Quintana Roo esquina con Monclova en la colonia Roma sur.

Por otro lado, existen tres edificios en la calle Quintana Roo esquina con Medellín que ya fueron evacuados pues también se encuentran catalogados como puntos rojos. Además, en la avenida Monclova hay dos edificios que fueron desalojados a las dos de la tarde por el crujir de su cimentación.

18:45 PM

Recuperan a Benjamín y Anuar

Cuando rescataron el cuerpo de su hermano (Anuar), estaba junto al de Benjamín Ortíz, también fallecido, su patrón en una empresa que realizaba pruebas poligráficas para guardias de seguridad y custodios. “La identificación se facilitó porque la familia de Benjamín contactó a una persona de la Secretaría de Defensa, que también es cliente de la empresa que tenían. Ellos facilitaron la entrada a la zona de rescate de su familia, que los reconoció a ambos”. Los cuerpos de Anuar y Benjamín fueron hallados el miércoles 20, a las siete y media de la tarde. Esa es la fecha y hora que constan en sus certificados de defunción.

Rodrigo quiere dejar constancia de su agradecimiento a una muchacha, Claudia, “que no conocía pero desde ese día se transformó en mi amiga”, y también a la familia que gestiona el Café Idilio, en Gabriel Mancera y Obrero mundial, que durante las horas de búsqueda se convirtió en su casa.

21:30

Recuperan el cuerpo de Rodrigo

Jueves 21 de septiembre

Hasta las ocho de la mañana de este jueves se han rescatado 9 personas. Se recupera el cuerpo de Joana Mancilla de 26 años de edad en el piso 4.

8:30 – Terminan labores de rescate

Las labores de búsqueda y rescate cesaron en el edificio colapsado en Torreón y Viaducto, en la colonia Narvarte. Se retira a los voluntarios de la zona

Viernes 22 de Septiembre:

12:00 PM

La maquinaria pesada remueve ya solamente escombros a nivel de piso.

Los jefes de brigada que estuvieron los tres días en el lugar coinciden en que en este edificio rescataron a siete personas. Sin embargo, no hay una voz oficial en el Ejército ni en la Policía Federal que quiera dar información sobre las personas rescatadas.

El viernes 22, ya no quedaba nada en el sitio. Sólo coronas para las víctimas. Ahora sólo es un terreno baldío resguardado por autoridades de la Ciudad de México. “Cuando levantaron todo, dije: “pues ya no hay esperanza”’.

En la calle Torreón, en Gabriel Mancera y Obrero Mundial, y en Medellín y Viaducto permanecen tres centros de acopio que coordinan la ayuda para llevarla a otros lugares en la capital mexicana que siguen necesitando de herramientas de rescate, medicamentos, agua y voluntarios.

Probable causa del colapso:

El colapso del edificio ubicado en Viaducto Miguel Alemán 106 conjuntó al menos dos factores: una planta baja débil y el peso de un anuncio espectacular que no fue retirado de su azotea pese a estar fuera de norma desde 2010.

Otro factor que pudo influir en el colapso del edificio de Viaducto Miguel Alemán 106 fue su ubicación: estar en una esquina.

Especialistas del Instituto de Ingeniería de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) señalaron que el peso extra del anuncio (hasta 20 toneladas por espectacular, según estimaciones de la Fundación por el Rescate y Recuperación del Paisaje Urbano) pudo haber sido un “agravante de los daños”.

El espectacular sobre la azotea del edificio de Viaducto Miguel Alemán 106 aparece, en registros fotográficos, al menos desde 2008. Hasta el 19 de septiembre de 2017, llevaba siete años violando la Ley de Publicidad Exterior de la Ciudad de México.

La legislación sobre espectaculares fue reformada en el año 2010, durante el gobierno de Marcelo Ebrard. En su artículo 13 dice a la letra que “en el territorio del Distrito Federal quedan prohibidos los anuncios de propaganda comercial e institucional instalados en las azoteas de las edificaciones, sean estas públicas o privadas”. Esto, debido a que el peso de estas estructuras representa un riesgo.

Victimas: 11

8 hombres y 3 mujeres

Grupo Baluher – 5 personas – 4 hombres y 1 mujer

  • Javier Alejandro Aguilar Pérez – 47 años -Oaxaqueño – Laboraba en una empresa de fumigación (Baluher), cuyas oficinas estaban en el edificio ubicado en Viaducto y Torreón, uno de los colapsados en la ciudad. La mayoría de los empleados lograron salir, otros no, entre ellos Alejandro, ingeniero agrónomo por la UNAM. Salio con vida pero falleció.
  • Nathan Rodrigo Rodríguez Arellano (recuperado Miércoles 20 – 21:30)- 27 años – Trabajaba para Baluher, era su segundo día de trabajo. – Ingeniero en transporte del IPN.
  • Joana Lizeth Mancilla Sánchez(recuperada Jueves 21 – 8:00 AM) – 26 años, en el momento del sismo se encontraba trabajando en el cuarto piso  – Baluher
  • Antonio Luna Anguiano (recuperado Miercoles 20 – 16:00)- 45 años – Baluher – Se mantuvo la comunicación con él hasta las 4 AM del miércoles
  • Gilberto Fernández Arroyo (recuperado Miércoles 20 – 16:00)- 48 años – Baluher

Polígrafos y Veracidad – 2 personas – 2 hombres

  • Agustín Benjamín Ortiz (recuperado Miércoles 20 – 18:45) – Director en la empresa Poligrafos y Veracidad – Medico Cirujano y Psicólogo, especialista en poligrafía
  • Anuar Shajid Yabra Zavala (recuperado Miércoles 20 – 18:45) – Trabajaba en la empresa Poligrafos y Veracidad

Otros – 2 personas – 1 hombre y 1 mujer

  • Dave Kim Marmolejo Vazquez – 40 años – Chofer escolta
  • Gabriel Alberto Villegas (Recuperado Miércoles 20 – 1:00 AM) – Guardia de seguridad del edificio – salio con vida pero falleció – no hay mucha información.
  • Alejandra Vicente Cristóbal (recuperada Miércoles 20 – 7:00 AM) – 24 años – Durante el sismo Alejandra la hija del portero se cortaba el pelo en la estetica de la planta baja. Durante el rescate alguien robó su tarjeta y le robó 24 mil pesos a pesar de que ya estaba muerta.

La jovencita que cursaba el ultimo año de la universidad (Sociología UAM) no alcanzó a salir porque la llave de la puerta estaba atrancada con tres candados; recientemente los habían asaltado y por eso las puertas siempre estaban atrancadas. La inseguridad de la ciudad generó que ni la gente que estaba en el primer piso pudiera salir cuando tembló.

 

 

Un día después del terremoto su cuerpo fue encontrado entre las ruinas. Ella murió pero el pequeño perro salió con vida. A las siete de la mañana se escucharon los aplausos acompañados de lágrimas. La sacaron en una camilla color azul tapada con una sábana blanca.

Rescates:

  • La perrita Rubí sale de entre los brazos de su dueña Alejandra quien lamentablemente falleció. Miércoles 20 – 7:00 AM

Centro de Acopio Ciudadano:

Café Idilio

Viaducto y Medellín

Sobre la calle Medellín, a la altura que cruza la calzada de Viaducto, está el acopio ciudadano que se armó al margen de los patrocinados por el gobierno de la ciudad. Sandra es una vecina que llegó al lugar a donar y al domingo siguiente seguía ahí, coordinando el movimiento solidario. En esa tarde, les habían dado el aviso oficial de que el acopio probablemente se desmantelaría para dar paso a la vialidad, por eso los voluntarios trabajaban el doble de rápido para colocar el material en otros estados de la República.

“No sólo hemos repartido las donaciones en la ciudad, también hemos enviado a Morelos, Chiapas, Oaxaca, Puebla, Cuajimalpa. Como en un momento se volvió un relajo entre los centros de acopio que se pasaban entre ellos las cosas, nosotros decidimos que había que tratarlo directamente, una a una, a las personas damnificadas. Durante estos días armamos una camada de motociclistas y ciclistas que hicieron ese trabajo, enviando directamente a los afectados, sin intermediarios, a 70 lugares distintos. Para eso, buscamos un contacto en la zona de recepción y le pedimos que envíe fotos o video cuando recibe el apoyo. Es la manera de controlar que estamos haciendo bien el trabajo, de la gente para la gente”, dijo Sandra.

Fuentes:

https://noticieros.televisa.com/ultimas-noticias/joven-muere-durante-sismo-roban-su-tarjeta-y-gastan-ahorros-tiendas/

https://visores.plataforma.cdmx.gob.mx/plataforma/uploads/inmuebles/DOC–05559-08238.PDF00164

https://miedificio.contralacorrupcion.mx/#viaducto

https://www.proceso.com.mx/504166/riesgo-desalojan-cuatro-edificios-aledanos-al-colapsado-en-torreon-viaducto

https://noticieros.televisa.com/ultimas-noticias/tono-y-santiago-cronica-rescate-escombros-viaducto-cdmx/

https://www.vice.com/es_mx/article/mb73e8/el-sismo-que-fracturo-la-credibilidad-del-estado-mexicano

Twitter

Sonora 149 -Sobrevivió una bomba pero no un sismo – ficha edificio #9

A casi un año del sismo y con la excelente publicación de MCCI sobre ¿Porqué se cayó mi edificio? hay nueva información que me llevo a publicar esta entradilla, con una ligera curación del texto de MCCI. Este edificio ya no existe y quedará solo en nuestra memoria. Alguna vez hubo un atentado y explotó una bomba aquí. No hay mucho que decir sobre el rescate ya que la única victima fue recuperada el mismo Martes 19 de septiembre a las 10 PM.

 

Dirección: Sonora 149
Colonia: Hipodromo
Delegación: Cuauhtemoc
Niveles: 7
Uso: Edificio habitacional
Estatus: Derrumbado
Folio en plataforma-cdmx: 94
Victimas: 1
Rescatados: 0
Evacuados/Damnificados: Desconocido
Fecha de construcción: 1970
Departamentos:
Zona Sísmica: III a

sonora_antes

Dictamen en plataforma-cdmx:

Se trata de un edificio que contaba con 8 niveles, con uso de departamentos. Esta estructurado por medio de marcos de concreto armado y losas como sistemas de piso, con muros de mamposteria en colindancias. La edificación a raíz del terremoto presentó el colapso de su sexto nivel, lo que ocasionó severos daños en sus elementos estructurales como columnas y sistemas de piso, quedando sobreexpuesto en dicho nivel los niveles superiores al colapso hacia las edificaciones vecinas.

El sexto nivel presenta colapso, quedando sobreexpuesto en dicho nivel los niveles superiores al colapasado.

Orígenes:

En los años sesenta, Jorge Baeza compró la casa que años después tiraría para levantar en su lugar el primer edificio de la colonia Condesa, el inmueble que sería testigo y escenario de la muerte de sus dos hijos. Durante el sismo del 19 de septiembre de 2017, Carmen Baeza no pudo salir del departamento que ocupaba el único piso que colapsó.

En 1965, el entonces diputado federal priista, Jorge Baeza Ramírez, compraba la casa con el número 149 en la calle Sonora, colonia Condesa. Los Carbellido Tellechea, familia que emigró de Cuba a México, construyeron ese inmueble en 1933.

Para Jorge Baeza la inversión no era la casa venida a menos —que en su buena época contaba con dos plantas, cuartos de servicio, pisos de duela y decorados terminados en aceite—, si no el terreno de 566.50 metros cuadrados donde vislumbraba la construcción de uno de los primeros grandes edificios de la colonia Condesa.

En 1966 demolieron la casa. Fue hasta 1970 que la Dirección de Obras Públicas del entonces Departamento del D.F. aprobó la construcción del “Edificio de Productos”, como lo bautizó Baeza.

La licencia de construcción, fechada el 13 de abril de 1970, deja ver que el edificio con forma de L estuvo a cargo del arquitecto Gabriel Loyola y del ingeniero Alfonso Castillo, quienes construyeron —con concreto armado y muros de tabique— planta baja y siete pisos de 309 metros cuadrados.

Cuando se levantó el edificio en 1970, de acuerdo con los documentos que forman parte del expediente que se encuentra en la delegación Cuauhtémoc, se cumplió con todo lo que marcaba el reglamento construcciones de 1966, vigente en esa época.

La fachada del “Edificio de Productos” era puro lujo: en la primera planta, las paredes exteriores estaban cubiertas de mármol, lo mismo que el lobby. La entrada vidriada fue adornada con marcos dorados y justo ahí, en uno de los pilares, se leía “Sonora 149” también en letras color oro.

Sonoraplanos

Plano: Flor Carrillo Baeza

Los otros siete pisos tenían generosas ventanas que abarcaban todo el frente de los departamentos; en su interior había una biblioteca, estancia, cocina, cuarto de servicio con baño, dos baños y medios más y tres recámaras.

 

Flor Carillo Baeza, nieta de Jorge Baeza, explica que en la planta baja se montó una tienda de discos de vinil; algunos pisos fueron rentados por la Siderúrgica Lázaro Cárdenas y el resto del inmueble lo habitaban sus abuelos, su madre y su tío. Fue ese tío quien en 1985 tomó una pistola y se disparó en la cabeza. Lo encontraron muerto en el departamento 301. “Estaba maldito” ese piso, dice Flor.

Once años más tarde, en ese departamento, la esposa del abuelo de Flor, Carmen Pacheco de Baeza, firmó el contrato de arrendamiento con una agencia de viajes que promocionaba la isla de Cuba. El 1 de agosto de 1996, a través de Perera Bienes Raíces, fijaron una renta con la empresa Cubanacan de 4 mil 600 pesos.

El 25 de mayo de 1997, casi un año después de la llegada de los cubanos a Sonora 149, una bomba explotó. A Don Filemón, el portero del edificio, un hombre le entregó un sobre de carta color amarillo. Le pidió que lo entregara a la agencia de viajes Cubanacan antes de las 6 de la tarde.

Según conversaciones telefónicas publicadas por medios cubanos, el mismo Posadas Carriles confesó que él y su gente colocaron la bomba en el edificio, para destruir las oficinas de la agencia de viajes que promocionaba las bondades del régimen castrista.

La bomba detonó en el edificio que la familia Baeza construyó con el dinero que obtuvo por la venta de terrenos, pero también con préstamos.

La explosión no fue nada espectacular, no detonó en un submarino ruso o un barco cubano: pero a los Baeza les costó miles de pesos reconstruir el tercer piso de su edificio.

—Era algo horrible de gastos y de pensar que otra vez pudieran llegar. En ese piso murió mi tío. Ahí pusieron la bomba. Después parece que violaron a una chica. Negocio que ponían fracasaba. ¿Sabes cuándo dejó de tener ese salamiento? Cuando le rasparon toda la pintura.

Lo dejaron todo a cemento expuesto, le quitaron piso, lo restructuraron y quedó increíble. Se llevaron la ñáñara” — recuerda Flor.

En realidad, el edificio de siete niveles tenía tres departamentos en la planta alta y los cuatro primeros eran oficinas de dentistas, abogados, valuadores, un taller de diseño y otro de ingeniería. En otro vendían equipo para aire acondicionado y el restante estaba vacío. La planta baja era una tintorería.

Flor dice que después del sismo de 1987, que les afectó más que el de 85, se reforzaron las columnas y tiene en su poder todos los dictámenes de los directores responsables de obra que indican que no existían riesgos, aunque no los puede mostrar, pues dice que se quedaron entre los escombros.

Durante el sismo:

En el edificio de Sonora 149 parecía que las tragedias estaban cronometradas. El 19 de septiembre del 2017, a la 13:14 horas, un sismo de magnitud 7.1 acabó con él. Hasta ese día, de los Baeza sólo sobrevivían Carmen y Flor, hija y nieta del señor Jorge Baeza, quien 50 años atrás construyera el inmueble.

Ese martes 19 de septiembre, Carmen —postrada en una cama por una osteoporosis que limitaba sus movimientos— se encontraba recostada acompañada de su hija Flor, quien llegaba a cuidarla, después de dejar a su hijo en la escuela.

Flor se quitó los zapatos y se recostó sobre el sillón que estaba a un costado de la cama de su madre cuando sintió una vibración parecida a la que genera un taladro. Apenas captó, vino otro movimiento: como si una ola levantara el edificio y lo dejara caer.

—¡Mamá, un terremoto! —gritó Flor.

—¡Salte!… ¡El niño! —fue lo último que Flor escuchó de su madre. Carmen Baeza murió cuando su departamento, el quinto piso del edificio ubicado en Sonora 149, colapsó.

Del edificio de siete pisos, el quinto prácticamente desapareció. Se redujo a poco más de un metro de altura y los objetos se amontonaron en el poco espacio, otros que no encontraron lugar volaban desde las alturas.

Su padre, Enrique, había salido al súper apenas 10 minutos antes, lo que para Flor fue un alivio, pues asegura que de haber estado los tres en el departamento, la habría convencido de sacar a su mamá entre los dos o ahí se hubieran quedado.

“Cuando llegó mi papá se quería meter, pero no lo dejaron”.

A las cinco de la tarde llegaron los bomberos de Tlalnepantla. Dice Flor que apuntalaban, cortaban polines, pedían sierras y lámparas y ella solo observaba perpleja el quinto piso, donde dejó a su madre.

Tras cinco horas de labores le informaron que al fin habían encontrado a Lulú. No le dieron muchas explicaciones, pero le indicaron que no podía descubrirle la cara y que “si le servía de consuelo”, la mujer no había sufrido, pues su muerte fue rápida, que no tenía lesiones graves y que no murió por asfixia.

Sonora149despues

 

Probable causa del colapso:

Sin embargo, a pesar de cumplir con todos y cada uno de los permisos, en Sonora 149 se conjuntaron, por lo menos, dos vulnerabilidades desde el punto de vista de la ingeniería estructural: su forma irregular y el tener una planta baja débil.

Además, para calcular la resistencia de la estructura del edificio ante un movimiento telúrico se recurrió al “método simplificado de análisis sísmico”, fórmula que en ingeniería se debe utilizar sólo cuando se trata de edificios con formas regulares, por ejemplo, un rectángulo o un cuadrado.

En el caso de Sonora 149 un método simplificado no bastaba: en una vista aérea se observa que el edificio tenía una forma irregular, este elemento tenía que tomarse en cuenta para diseñar una estructura con mayor resistencia ante un sismo.

Para 1970, el artículo 271 del Reglamento de Construcción incluía los métodos aceptables para calcular el impacto de un sismo, y especificaba cuando debía utilizarse el método simplificado y cuando el método dinámico o más complejo. Sin embargo, esto no se tomó en cuenta por quienes diseñaron y construyeron el edificio.

Un elemento que aumentó la vulnerabilidad del edificio ante los sismos fue su planta baja débil, diseño que durante décadas se ha utilizado para tener estacionamiento o locales comerciales en la planta baja, y que se caracteriza por tener columnas que forman marcos o soportan losas planas de espacios abiertos considerables, con ausencia o escasez de muros.

¿Por qué sólo colapsó el quinto piso? Ingenieros del Instituto de Ingeniería de la UNAM, consultados por MCCI, coinciden que pudo contribuir el golpeteo que el edificio tuvo con los dos inmuebles vecinos: el número 13 de la Avenida México y el Sonora 147. “Por eso se rompe y gira, y se desplaza hacia uno de ellos”, explicó el doctor Eduardo Reinoso.

Posterior al sismo:

Vicente trabajaba en el taller de bicicletas que estableció su abuelo hace 85 años. Desde entonces, ese local de no más de cinco metros daba sustento a su familia. Para él, la tierra se movió y sacudió su rutina.

Pero dice “ningún sismo nos derriba”. Por eso, decidió anunciar ofrecer sus servicios en el parque España.

Hoy, su lugar es debajo de una palapa del parque. La herramienta prestada y la antigüedad del negocio le han ayudado a que clientes lo reconozcan y no se derrumbe su futuro.

POCAS GANANCIAS. A su lado, Juan Pablo escucha la historia de Vicente. Él, plomero y cerrajero, lo acompaña en la misma palapa. Y es que el local de Juan Pablo siempre ha estado junto al taller de bicis.

“Lo que queda por hacer es trabajar de lunes a lunes y amarrarse el cinturón para vivir con lo que se gana al día”, dice Juan Pablo.

Ese limitarse significa aprender a vivir con una pérdida de 70% de las ganancias que tenía antes del 19 de septiembre. Para él, ver el negocio acordonado es preocupante. No sabe en cuánto tiempo volverán a abrir las cortinas de los locales.

Pero a Juan Pablo ninguna preocupación le derriba la voluntad de trabajar y lo hará en el parque España hasta saber si podrá regresar a su negocio.

Sentado en otra banca del parque, Salvador espera. Puntual a las 7:00 de la mañana, aguarda el momento en que le den la orden de abrir las cortinas de la tintorería. Ese negocio también encintado por Protección Civil, era su trabajo.

Hoy, el resto de los empleados abandonaron la tintorería. Lo hicieron por recomendación del dueño, quien también ha perdido a su esposa.

Por ella, por lealtad y por la esperanza de volver a trabajar, Salvador llega puntual al parque España.

Dos meses después del sismo, el edificio de Sonora 149 se demolió. Flor extiende sobre la mesa lo que rescató del inmueble que construyó su abuelo: fotos viejas de Jorge Baeza con presidentes de México, de su mamá en cenas de gala; planos del tamaño del comedor y un jarrón, un pequeño jarrón que salió disparado y cayó en la azotea del edificio vecino.

Victimas: 1

  • Carmen Baeza – La señora Baeza Pacheco vivía en Sonora 149, colonia Roma. Tenía años en cama. Con prótesis de cadera y un brazo quebrado, con cuidados permanentes y sin poder dar más de tres pasos con ayuda de alguien más. Su hija Flor la cuidaba ese martes, justo el día en que la enfermera particular descansaba

Sonora149Mapa.pngComentarios:

En lo personal, por más que tuviera una planta baja de estacionamientos y el calculo fuera simplificado me parece que clasificaría claramente como colapso parcial por causa de golpeteo con edificios contiguos (Pounding).

Fuentes:

¿Porque se cayó mi edificio? MCCI – Sobrevivir a una bomba, no a un sismo

Plataforma CDMX

Multifamiliares Tlalpan – Edificio 1-C – ficha edificio #8

Este punto es sumamente importante en estas crónicas sísmicas, 7 de los 10 edificios que conforman el multifamiliar quedaron evacuados, se convirtió verdaderamente en una ciudad de damnificados, 500 familias. No creo que un solo post me permita contar tanto el derrumbe y rescate como la situación de los damnificados así que en esta ficha solo hablaré de las 2 semanas posteriores al sismo.

Dirección: CALZADA DE TLALPAN S/N – MULTIFAMILIAR TLALPAN  -EDIF. 1C
Colonia: EDUCACIÓN
Delegación: COYOACÁN
Niveles: 6
Uso: Edificio habitacional y oficinas administrativas y salón de usos múltiples en PB
Estatus: Derrumbado
Folio en plataforma-cdmx: 3060 y 3104
Victimas: 9
Rescatados: 19
Evacuados/Damnificados: 500 familias a nivel del Multifamiliar
Fecha de construcción: 1957
Departamentos: 40
Zona Sísmica: III a

Dictamen en plataforma-cdmx:

Se trata de un inmueble de seis niveles contando desde el nivel de banqueta, siendo su uso en planta baja para oficinas y el resto de los niveles para uso habitacional. La estructura se resolvió en planta baja a base de marcos rígidos con columnas y trabes de concreto y en los niveles superiores a base de muros de carga de mampostería confinada con castillos ahogados, con un sistemas de piso a base de losas macizas de concreto reforzado. Se infiere que su cimentación es a base de un cajón de concreto reforzados.

La edificación a raíz de los fenómenos sísmicos recientes sufrió colapso parcial, con los cinco niveles superiores de la edificación colapsados, permaneciendo en pie solo la estructura de la planta baja, la misma presenta afectaciones como son fisuras en elementos estructurales con acero de refuerzo expuesto como resultado de los grandes desplazamientos horizontales provocados por el sismo y actualmente se encuentra apuntalada.

EPSON MFP image

Orígenes

El 1957 en la colonia Educación fue inaugurado el Multifamiliar Tlalpan, un complejo habitacional compuesto por diez edificios lo cuales fueron diseñados por los arquitectos Fernando Hernández y Jorge Cuevas. Fue uno de los proyectos impulsado pro el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y el Instituto de Seguridad y servicios Social de los Trabajadores del Estado (ISSSTE)

Según Enríquez Chiñas, el multifamiliar cumplió 60 años. Está compuesto por 10 unidades de departamentos que pese a tener buena apariencia en el exterior, muestran al interior algunas evidencias de deterioro. Eso le preocupa, porque aunque se ha pedido a todos los vecinos desalojar, algunas familias –no supo precisar cuántas- siguen en sus viviendas hasta la tarde de este miércoles.

En el conjunto viven amas de casa, doctores, obreros, oficinistas, gente de clase media trabajadora, pequeños empresarios, dueños de tienditas o comercios diversos en la zona.

El inmueble tenía 40 departamentos distribuidos en cinco pisos. En la planta baja estaba la administración y un salón de usos múltiples.

multiantes

Durante el sismo

El edificio 1C colapsó durante el sismo del pasado 19 de septiembre. Fallecieron nueve personas y rescataron con vida 15 (19?), a parte están los vecinos que lograron evacuar a tiempo. Debido a la hora que fue el temblor, 1:14 pm, la mayoría de los vecinos estaban fuera, ya sea en sus trabajos o en la escuela. Sin embargo, otros, que normalmente están en sus departamentos, por alguna causa, se salvaron de estar adentro.

Tembló. Fernanda Cuevas, quien se hallaba en la torre 4-A, escuchó la alerta sísmica, pero se quedó en stand by. Dudó. Después intentó salir de la estructura. Cayó al piso una y dos veces antes de alcanzar el estacionamiento, desde donde presenció el derrumbe del 1-C.

Sus vecinos y ella corrieron hacia el parque que divide a las casas de la unidad habitacional. Fueron “momentos de terror”. La Calzada de Tlalpan se paralizó, y la gente que viajaba en camiones desde el sur descendieron para comenzar a quitar piedra por piedra.

Patricia Amador es otra vecina del 1C que por salir a realizar pagos no estaba en el edifico durante el sismo. Ella, junto con su esposo, vivía en el departamento 45 piso cuatro.

“Estaba en mi casa, ya pasaba de medio día, me iba a quedar porque ya iba a llegar mi esposo para comer, pero mi obligación me hizo moverme. Tomé la decisión de salir, alcancé a llegar al metro General Anaya cuando tembló”.

Al regresar al multifamiliar vio que su edificio estaba colapsado. Se quiso meter a la zona del siniestro y la detuvieron. La angustia fue que su esposo pensaba que Patricia estaba en el departamento y viceversa. En el momento se puso muy mal, personas que estaban en el lugar la ayudaron a respirar y controlarse.

Como tres horas después del temblor y del colapso, su esposo y ella se encontraron. Al verse se abrazaron. Después de un mes, Patricia ve con buena cara la tragedia, pues, dice está viva, aunque la realidad la sobrepasa.

Como fue el caso de Angelina Ávila, una mujer pensionada con tres hijos. Como a medio día fue hacer unos pagos al banco y a la Comisión Federal de Electricidad (CFE). Casi a las 13:00 horas llegó al multifamiliar, antes de subir a su departamento se encontró al arquitecto, que también era su vecino, y al trabajador que remodelaban el sótano.

“Me quedé un rato platicando con ellos, nos entretuvimos y eso implicó que nos quedáramos abajo y no nos tocara el sismo en los departamentos, sino nos hubiéramos quedado adentro. Antes de subir, fui con una vecina para que me prestara una manguera, ahí comenzó a temblar y se cayó el edifico”.

Comenta que fue muy impresionante ver cómo donde vivía se colapsó en unos segundos. “Todo mundo nos dice que algo tenemos qué hacer. Dios nos vio con buenos ojos. Muchos salimos a hacer cosas, ¿por qué? no sabemos, pero la mayoría salimos. Comentamos ahora que si hubiera sido el sismo en la noche o muy temprano a todos nos hubiera agarrado”.

Después que se cayó el edificio y en medio del caos, Angelina estaba muy preocupada porque su hijo menor, que estudia en el Unitec en Ermita, salía de la escuela a la 1pm y temía que hubiera llegado temprano. Sin embargo, no estaba en el departamento

Cuenta que su otro hijo, gemelo del que estudia en el Unitec, cuando llegó al multifamiliar vio el edificio colapsado y comenzó a buscarla, a gritar su nombre. No se había podido comunicar porque las líneas de teléfono no funcionaban. Algunos vecinos lo vieron y le comentaron que su mamá estaba a salvo.

Aquí un edificio con más de 60 años de antigüedad colapsó durante el temblor y no permitió que nadie saliera. Buscan entre los escombros a gente viva, aunque con el pasar de las horas las esperanzas se vuelven escasas.

En la unidad habitacional al menos tres edificios más, aunque no colapsaron, han sido evacuados y entre los damnificados se encuentran Cesar y Natalia, una joven pareja que alcanzó a salir corriendo con su perro Lucas.

Natalia cuenta que el día del temblor el edificio de frente a su casa colapsó en segundos, no terminaba de temblar cuando estaba hecho ruinas. Apenas alcanzaron a ver cuando su vecino Juan José brincó del cuarto piso con su hija de 19 años.

“Juan Agallas” – Parcours sísmico a los 65 años de edad

Juan José llegó al multifamiliar a los cinco años de edad. Sus padres lo llevaron en 1957 cuando se inauguró la unidad. Pasó ahí toda su vida. El edificio donde vivió 60 años colapsó.

Un abrupto movimiento lo hizo saltar de su sillón. Un sonido estremecedor y la repentina alerta sísmica, que esta vez llegó tarde, avivaron un presentimiento de que su edificio no aguantaría un sismo más. “Esto se va a caer”, pensó Juan José Arias, quien gritó a su hija de 19 años para salir de su departamento.

“Estaba sentado cuando sentí un coletazo que me alzó del sillón como unos 15 centímetros. Me levanté y le dije a mi hija que nos fuéramos. Abrimos la puerta y se atoró, logramos salir del departamento, en ese momento empezó a vibrar muy fuerte y comenzaron a botarse los vidrios, las paredes se partieron de manera horizontal, como si fuera un oleaje. Cuando llegamos a las escaleras se estaban derrumbando, nos quedamos parados y en ese instante inició a colapsar el edificio, se comprimieron los pisos como un acordeón, ya en el último pegó, se reventó la pared, quedó un hoyo, y que por ahí aventé a mi hija y luego yo. Caímos y se vino todo abajo”.

En el camino por el pasillo hacia las escaleras resultaron lesionados por los vidrios que brotaban por todos lados, las grietas se abrían en las paredes y en el suelo de forma inevitable. Estaba en su propia película de acción.

En su intento por bajar y resguardarse vio como los ventanales se quebraron, los muros se fracturaban y las escaleras se desprendían. En el caos, su instinto le dictó lanzar a su hija al vacío y luego él se aventó desde un cuarto piso, cayeron en un pequeño jardín al mismo tiempo que el edificio se derrumbó.

Las escaleras se desplomaron antes de que ellos llegaran; se vieron atrapados, sin salida. Pudo sentir como los pisos de abajo del suyo se cerraban como un acordeón. El techo cedía, cada vez estaba más cerca. Sin pensarlo, desde una altura de unos seis metros, lanzó a su hija como lo haría en un trampolín de alberca; luego lo hizo él.

Me dio mucho pavor, pánico, porque pensaba que no iba a lograr salir, pues el techo ya se venía abajo; de una altura de dos metros y medio que tenía, ya se había bajado medio metro, porque las paredes se doblaron hacia dentro. Yo pensé que no lo iba a lograr”, relata.

Juan José no vio a qué altura cayeron, debido a las celosías. Recuerda que se pegó fuerte y de lado. Su hija estaba a un costado desmayada, la despertó y él quiso levantarse, no podía por los golpes, el caos y había una nube de polvo.

Una vez a nivel del suelo, entre polvo y escombros, apenas levantó la cara vio como el edifico 1C del Multifamiliar de Tlalpan colapsó y arrebató la vida de nueve personas, cuatro de ellas menores. En un instante, para 40 familias su hogar se convirtió en un recuerdo.

De inmediato se acercaron unas personas que los ayudaron a retirarse del lugar. “Caminamos a Tlalpan y nos fuimos al camellón del Tren Ligero. Pasaron 10 minutos y llegaron las ambulancias y nos llevaron al hospital, estuvimos una semana. Tuvimos hematomas, pero salimos bien”. El señor de 65 años de edad y con un dolor visible en el cuerpo por las secuelas de los golpes, dice que ese día volvió a nacer y su experiencia le cambió la vida.

Cuenta que su hija todavía tiene secuelas postraumáticas. No quiere aceptar que todo se perdió y lo que ocurrió. Él intenta reponerse y continuar. Por el momento se queda con un pariente y cuando puede va al multifamiliar para asistir a las asambleas y recibir algunas despensas.

“Alma” y los polis – Fue rescatada saliendo de bañarse

Sergio, patrullero y su jefe Miguel, estaban en su patrulla de vigilancia cuando tembló. Recibieron ordenes de apoyar a al población civíl a discreción. Por ser del sector de Miraflores apoyaron a la gente cercana.

Los policías no tienen entrenamiento para rescatar a personas colapsadas, no como otros especialistas de la misma dependencia. Sin embargo, en eso no pensaron los dos uniformados para subir a una escalera y después trepar hasta las losas más altas del edificio 1-C del multifamiliar.

Había muebles, una valla que parecía de la azotea, y polvo. Aun así, no pensaron ni chistaron en tener miedo o bajarse. Tenían que estar ahí arriba porque habían escuchado la voz de Alma, “Almita”, una mujer que llevaba apenas seis meses viviendo en el cuarto piso de ese edificio con su esposo Jorge , que no estaba en el departamento en ese momento. Ella venía saliendo de la regadera envuelta en su toalla mientras escuchaba música banda. Su cuerpo semidesnudo fue rescatado por los dos policías: Miguel Benítez y Sergio Mayen.

Sergio lleva ocho años vistiendo ese uniforme y quepí azul, fue quien le dio su camisola Alma de 33 años, que entre los restos de lo que fue su casa y el polvo, tenía frío, y estaba herida.

Lo primero que vieron los policías fueron los pies de Alma, que estaba totalmente boca abajo, con una puerta encima y una losa. Antes de eso, fueron sus gritos los que llamaron a Miguel y a Sergio a su dirección.

Pero ese no fue el primer servicio que hicieron ese martes, antes, ayudaron a un hombre con una pierna rota a bajar del cúmulo de losas y muebles de lo que fue el edificio 1C de el Multifamiliar de Tlalpan. Alma no sabe lo que ellos vieron, ella sólo recuerda que le dolía la pierna, que antes de que su techo cayera sobre su cabeza había escuchado música de banda y salía de bañarse.

Pero Sergio y Miguel continuaron ayudando a la gente. Mientras levantaban escombros, y la noche los cubría, ellos pensaban en su familia y estaban preocupados. Durante semanas no regresaron a sus casas a convivir por mucho tiempo, pues el edificio de AO286 los requirió haciendo guardias, pues se esperaba encontrar personas vivas.

Ser policías, como lo quisieron cuando iniciaron sus servicios en la ciudad, cumplió su propósito al rescatar a Alma, y permitirle reencontrarse con su familia.

Florencia Cortés y su hijo

Florencia cargó a su hijo Jonathan cuando sintió el temblor; salió al pasillo de su departamento en el edificio 1C del multifamiliar de Tlalpan, y tocó la puerta de Fátima, su vecina y maestra de inglés. Pero antes de que Fátima abriera, los vidrios se quebraron y el edificio comenzó a derrumbarse.

La puerta de mi vecina se partió y una parte se incrustó en mi pantalón. La pared cayó sobre mi cuerpo. Voltee a mi bebé, y yo, con mi espalda, traté de que no se nos colapsara totalmente. El muro formó un triángulo y ahí quedamos nosotros, cerca de un boquete recuerda Florencia Cortés quien, junto con su hijo Jonathan, fue la primera persona en ser rescatada de ese edificio.
Jonathan pateaba y trataba de levantarse; Florencia gritaba en busca de auxilio. Salió una persona del escombro y me dijo ‘colúmpiamelo, pero no lo sueltes’, lo comencé a columpiar y le agarró su pie. Me dijo: ‘lo tengo, ahorita vengo por ti’ y se lo llevó a un lugar seguro, narra.

El hombre -plomero del edificio- regresó con refuerzos. Como la escalera no era lo suficientemente alta para llegar a Florencia, otra persona la colocó sobre sus hombros y el resto la sostuvo.

Para ese entonces, una instalación de gas había explotado. “Tuve miedo, pero el señor rápido me sacó”, agrega.

Los estragos del temblor aún se notan en esta familia. Florencia tiene un fuerte dolor de espalda y lesiones en brazos y piernas. Jonathan no pudo dormir dos noches y sólo quería estar con su padre.

El sonido y la imagen del inmueble cayendo alertó a quienes ya estaban en la calle y quienes todavía salían de los edificios de departamentos del multifamiliar Tlalpan, ubicado a unas calles de la estación Las Torres del tren ligero.

Unos 30 minutos después del sismo, los habitantes de la zona comenzaron a organizarse para buscar sobrevivientes. Preguntaban a gritos, esperando escuchar una respuesta, creyeron escuchar a algunos y comenzaron a intentar remover los fragmentos del edificio que no los pusieran en un riesgo inmediato.

En la primera hora ya había más de 100 personas, entre habitantes del multifamiliar y vecinos de calles aledañas. Durante el transcurso de la tarde se fueron sumando más, incluyendo a integrantes de la Policía de la Ciudad de México, Bomberos y Protección Civil. Los elementos de las Secretarías de Marina y de Defensa Nacional comenzaron a llegar cerca de las 19:00 horas para acordonar la zona, ofrecer apoyo y tratar de controlar el movimiento de las decenas de voluntarios que seguían llegando.

Miércoles 20 de septiembre – El rescate de los niños

El miércoles, la labor de rescate no había terminado aún. Al frente del edificio C1 se reportan más de mil elementos de las dependencias antes señaladas, la Secretaría de Salud de la ciudad, rescatistas de diversas asociaciones civiles, y principalmente voluntarios de varias partes de la capital del país, e incluso de estados vecinos.

Guadalupe Enríquez Chiñas tiene poco más de 20 años viviendo en el multifamiliar. Ella y su familia fueron de los primeros en organizar la ayuda entre los vecinos. Desde la noche de ayer y durante esta mañana recibe ayuda: agua, alimentos y medicinas; orienta a quien se acerca y le pregunta en qué se puede ayudar. Moviliza a unos y otros sin detenerse.

Indica que las personas que sí aceptaron salir de sus departamentos fueron llevados durante la tarde a la iglesia del “Patrocinio del Señor San José”, en la avenida 8, entre calle B y C, manzana 13, de la colonia Educación.

Sin embargo después tuvieron que desalojarlos al descubrir cuarteaduras en los muros del templo. Tuvieron que volver a moverse ahora a la escuela “Fray Eusebio Kino”, en la calle Retorno 803, de la colonia El Centinela.

Enríquez Chiñas ignora cuánto tiempo tendrán que estar ahí porque, además de la Secretaría de Desarrollo Social de la Ciudad de México, que llegó en la mañana a entregar despensas a la unidad habitacional, ninguna otra dependencia ha llegado para hacer la revisión estructural del resto de los edificios.

A las 10:00 AM se escucharon los aplausos, pero otra vez dan paso a las lágrimas. Dicen que dos niños han sido rescatados, pero están muertos.

Natalia cuenta que son los hijos de su vecina que fue a trabajar y no tenía con quien dejar a los niños, así que los encerró con llave por eso el día del temblor no pudieron salir.

Luego de permanecer más de veinte horas bajo los escombros de un edificio colapsado en la unidad habitacional Erasmo Castellanos Quinto, en calzada de Tlalpan, Coyoacán, fueron rescatados los cuerpos de dos hermanos, menores de edad, Julian Andrés Astudillo Flores, de once años y Jimena Lora Flores seis.

A las 11:36 de la mañana, los aplausos sacan breves sonrisas entre los más de mil rescatistas frente al edificio 1C de la unidad multifamiliar Tlalpan, en la Calzada del mismo nombre, frente a Ciudad Jardín. Los brigadistas han encontrado a otra persona con vida y se preparan para sacarla de debajo de los escombros del edificio colapsado durante el temblor de este 19 de septiembre.

Hasta las 13:00 horas habían sacado a cinco personas del edificio, tres adultos y dos menores. Una mujer de la tercera edad falleció minutos después de ser rescatada (Carmen); dos menores, un niño de 11 años y una niña de seis (Ximena y Julian), murieron luego de salir de entre los escombros, la severidad de sus lesiones impidió salvarlos.

Para entonces en este lugar se habian rescatado once personas, tres de ellos fallecidos, Carmen Cerón, de 78 años de edad y los hermanos menores de edad.

De los heridos cinco requirieron ser traslados a hospitales, tres al Lopez Mateos y dos más al Regional de Trauma, en calzada de las Bombas.

22:00 hrs – Una niña de ocho años fue rescatada con vida por brigadistas la noche del miércoles, informó la delegación Coyoacán. Estuvo 33 horas debajo de los escombros del multifamiliar de Tlalpan.

“Silencio” gritaban los rescatistas quienes también levantaban el puño derecho en espera de un milagro en ese edificio, que era habitado principalmente por jubilados y pensionados de Issste.

El milagro llegó tras más de 33 horas de ocurrido el sismo de magnitud 7.1, cuando la menor fue rescatada con vida.

Los rescatistas identificaron al menos cuatro personas atrapadas y aún con vida, por lo que más de 50 brigadistas trabajan en el área del edificio 1-C.

De acuerdo a rescatistas se han identificado a cuatro personas aún con vida que estarían atrapadas entre los escombros. Hasta la tarde del miércoles, se habían rescatado los cuerpos de 5 personas sin vida.

Se calcula que en el multifamiliar C-1, se encontraban alrededor de 30 personas. Las autoridades han comenzado el desalojo del resto de los edificios de cuatro niveles.

En los alrededores de la colonia Educación, se han instalado distintos Centros de acopio y albergues en escuelas, para atender a la población damnificada. Los rescatistas solicitan material eléctrico, como son lámparas, cables, pilas y martillos.

Raúl Zárate Reuters es ingeniero civil del Instituto Politécnico Nacional (IPN). Apoyó en el multifamiliar de Tlalpan a partir del miércoles 20.

“En todo lo que se podía, en cargar polines, apuntalar, apoyar en todas las brigadas que necesitaban como desalojar escombros, colocar las escaleras, bajar o subir herramientas”.

Él llegó a Ciudad Universitaria y de ahí se movió para el multifamiliar. También tiene conocimiento en montañismo, en hacer nudos, arneses. Técnicas de rescate. Primero se anexó a la brigada del comandante Cienfuegos y luego se sumó a los Tlacuaches.

“Vi cosas muy tristes, fue impactante ver el edificio colapsado y trabajar, primero a oscuras. Aunque el trabajo fue muy óptimo, laborar con personas que no conocíamos. Nos entendimos perfectamente”

Alejandro Rafael Mavarack Flores desde hace 12 años vivía en el multifamiliar Tlalpan en el edificio 2B. A diferencia de los demás voluntarios, él era vecino y rescatista profesional. No forma parte de los Tlacuaches.

Una noche antes del sismo del 19S, llegó de Oaxaca luego de haber estado varios días para apoyar por el temblor del 7 de septiembre. En el momento que se movió la tierra salía de su edificio y vio cómo se cayó el 1C. Desde ese momento comenzó a ayudar con tan solo sus manos. Su equipo no lo tenía cerca.
“Cuando temblaba vi como los edificios bailaban, escuché el estruendor del 1C y en cuanto terminó el sismo, me subí a las losas derrumbadas. Trepé a un árbol y salté a los escombros, con un tubo de agua comencé a romper los muros”.

Una vecina de nombre Alma fue la primera en salir de los escombros. Ella vivía en el cuarto piso y fue con la que tuvo contacto al colapsarse la torre

“Cuando me subí a la losa, comencé a gritar si alguien me escuchaba y con un tubo de agua rompí el cemento. La saqué en 20 minutos. Y por su departamento me metí, había espacios vitales y fue desde donde pude operar. Me metí desde el martes cinco minutos después del sismo y salí hasta el domingo a las 4 de la madrugada. Estuve cinco días dentro de la estructura”

Señala que es complicado ver a sus vecinos sin casa en campamentos afuera de los edificios, conocer las historias de las personas fallecidas de primera mano

“Me duele mucho, vivo aquí y no me he movido en todo el mes. Es bastante fuerte y delicado. Es como un duelo. También la pérdida de su patrimonio se sufre porque es el esfuerzo de toda una vida”

Es rescatista desde hace 12 años. Tomó cursos en Estados Unidos. Ha trabajado sólo en México. Antes del sismo era independiente. Después, voluntarios que ayudaron en la emergencia del multifamiliar se acercaron a él y le dijeron que querían aprender. Ahora arma un grupo con ellos para formar un equipo más consolidado. Todavía no tiene nombre.

Jueves 21 de septiembre – Recuperan a la familia Almanza Ruiz

Rescatistas lograron sacar vivo este jueves a un hombre de 39 años del multifamiliar Tlalpan colapsado por el sismo de 7.1 grados ocurrido el martes.

Más temprano, Jorge Díaz, elemento del Escuadrón Topos, dijo a El Financiero que el miércoles a las 6 de la tarde encontró a cuatro personas vivas en ese lugar y que hasta hace unos minutos lograron sacar al primero.

Además personal de Protección Civil de la delegación Coyoacán confirmó la versión sobre el hallazgo con vida de al menos siete personas ubicadas con vida que aún permanecen entre los escombros de este edificio derrumbado.

Confirmó también que dos personas que fueron ubicadas se encuentran al menos a cuatro metros del techo de ese edificio colapsado, por lo que su rescate llevará aun varias horas.

Agregó que las tres personas restantes siguen atrapadas y están a unos cinco metros de distancia de la superficie, por lo que prevé que tarden varias horas más en rescatarlos.

De igual forma señaló que las labores de recate de estas personas se ha complicado debido a que, “como la planta baja de este edificio no colapsó al momento del sismo, es la que está soportando todo el peso de los escombros, pero en realidad es muy frágil y entonces no se puede utilizar ninguna herramienta con la que se cimbre esta estructura y las labores se realizan a mano y solo con picos y palas”.

Comentó que efectivamente se solicitó un rotomartillo, pero que la estructura está muy sensible por lo que no se pudo utilizar.

10:05 – Se rescata el cuerpo sin vida de Joshua de 16 años, de su hermana y su madre.

Julio Ocaña trabaja como microfonista en la cadena televisiva de Imagen TV. El pasado jueves, en un enlace en vivo, reveló que su esposa, Viridiana García, se encontraba atrapada entre los escombros del multifamiliar ubicado entre Tlalpan y Taxqueña.

En dicho video, el trabajador de la cadena televisiva pedía oraciones para su pareja; además, señaló que por la madrugada del jueves, personal de rescate los desalojó de la zona y no les habían brindado información sobre el estado de salud de sus familiares.

Todo cambió por la mañana, cuando les habían confirmado el contacto con dos personas bajo los escombros: Viridiana y Fátima; la primera, esposa de Ocaña; la segunda, una maestra de inglés que habitaba el espacio.

A las 22:00 hrs. Viridiana, la esposa de un microfonista de Grupo Imagen se encontraba atrapada en vida entre los escombros de un edificio multifamiliar de la delegación Coyoacán. Junto a Viridiana García se encuentra también, Fátima. De entre los escombros se pudo salvar a la mascota del matrimonio, una perrita que sólo sufrió lesiones.

Viernes 22 de septiembre – Viridiana es recuperada

Al filo de las 3:00am los topos, rescatistas mexicanos rescataron el cuerpo sin vida de una mujer en los escombros del multifamiliar.

Una fila de autos, camiones y motocicletas apaga sus motores desde el puente de Taxqueña que cruza con Tlalpan hasta la estación del tren ligero Las Torres. En cualquier otro día, un tránsito así llenaría el aire del sonido de cláxones y de los improperios de los automovilistas. Pero no hoy.

Al otro lado de la avenida, los equipos de sonido buscan vida, ante la esperanza de encontrar personas entre los escombros de la zona habitacional de cinco pisos que se colapsó tras el terremoto del 19 de septiembre.

Pasan 15 minutos, y los automóviles más alejados se desvían a las calles aledañas en orden. Los más adelantados guardan silencio total.

A 72 horas del sismo, todos quieren que aún haya buenas noticias qué contar.

“Ahorita, de hecho, entra equipo de audio porque se cree que hay personas con vida”, cuenta Pablo Montiel González, jefe de la Sección Canina y especialista en rescate vertical. Este experto se encuentra desde hace más de 24 horas en las inmediaciones del complejo que se ubica en la Colonia Educación, coordinando a su equipo, que incluye a Mariana Rodriguez Marín, quien junto a su perra especializada en rescate se prepara para entrar en acción cuando se requiera.

Los expertos en audio son trabajadores voluntarios de la industria del cine, como Julio Torres. “Donde estuve, en Eugenia, sólo tuvimos un registro, se escuchaba movimiento como de ropa rozando con la piedra. Ahí sí logramos sacar una persona. Acá tenemos reportes de compañeros que han escuchado voces de personas”, dice, mientras traslada en su mochila el equipo de audio para relevar a otros compañeros de profesión, cineastas que se han unido a la causa.

El apoyo llega continuamente, aunque en la zona por ahora se ha hecho énfasis en que se requiere sobre todo personal especializado en técnicas de rescate vertical, carpinteros y médicos en traumatología, para continuar con las labores de rescate.

“Las autoridades, en general, no van a permitir que las cosas se derrumben si hay señales de vida y si se sabe que hay posibilidades de vida adentro”, asegura María Aurora Urruzti, quien está en el área de apoyo más cercana al derrumbe.

Diez minutos antes de las 13:00 horas, los rescatistas que se encuentran en el lugar levantaron una mano -para hacer silencio-, luego las dos -para que nadie se mueva-, pidieron gente con equipo y tras unos segundos sonaron los aplausos.

Tras una valla, los representantes de los medios de comunicación, pidieron confirmar la noticia. Se dio: “Una persona se rescató con vida”.

Jocelyn Arcos, de la sociedad civil organizada, dijo que desde la medianoche se realizaron pruebas de sonido. Fue a las 12:45 horas cuando se tuvieron señales.

La buena noticia reanima a los rescatistas que han trabajado largas horas para mirar una persona con vida salir de las losas en que se han convertido dos de los edificios del lugar. “Gracias por rescatarlos”, les grita una mujer.

14:22 – El cuerpo de Viridiana es recuperado sin vida.

“Es una muy lamentable noticia porque hasta hoy por la mañana, Viri seguía con vida”,

Con un “salió bien” y sin precisar sexo ni edad, rescatistas confirmaron que se logró sacar esta tarde de entre los escombros a una persona con vida del multifamiliar de Tlalpan.

En el sitio, la sociedad civil trabaja con elementos de Marina, Ejército y Policìa Federal; sin embargo, urge la presencia de carpinteros, herreros, electricistas, socorristas, médicos y otras personas equipadas.

Se precisan camillas y gente con chalecos, cascos, tapabocas, cascos, para apoyar.

Paola Martínez, vocera de los rescatistas que aún laboran en el multifamiliar Tlalpan, aseguró que se ha tenido contacto verbal con dos de las siete personas que permanecen vivas bajo los escombros del Edificio 1-C que se desplomó tras el sismo.

Martinez dijo que “se ha logrado hacer contacto verbal con Fátima Basurto, la profesora que impartía clases de inglés al momento del sismo y que quedó atrapada bajo los escombros”.

De igual forma dijo que también se logró contacto verbal con otra mujer de la cual no se conocen mayores datos y aseguró que su rescate se podrá concretar en el transcurso de las próximas horas.

Asimismo, dio a conocer del hallazgo de dos cuerpos sin vida; se trata de dos mujeres que habitaban el departamento 24 de este edificio colapsado.

Sábado 23 de septiembre – Equipo internacional toma el control

Cabe recordar que las 8:41 horas, se había dado por terminada la búsqueda de sobrevivientes en zona del multifamiliar de Tlalpan y Taxqueña. Sin embargo, familiares y voluntarios buscaron la manera de revertir la decisión.

Un vocero de rescatistas manifestó en su momento que las condiciones de búsqueda se habían agotado.

“Se agotaron condiciones de búsqueda, no pretendemos una víctima más en este rescate, sin escatimar recuerdos, deseos y energías. Se declara que no hay condiciones a las 8:41 am de este día, declaramos la suspensión de estos trabajos, a los familiares de las personas, les damos nuestro abrazo, nuestro pésame, ofrecemos un minuto de silencio”.

A pesar de que durante la mañana, autoridades habían decidido dar por terminada la búsqueda de personas en el multifamiliar de Tlalpan y Taxqueña, la situación cambió y se reanudaron las labores de rescate.

Se ha confirmado, gracias a los sensores térmicos, que todavía existen dos personas con vida. Según la declaración de un rescatista mexicano a una televisora nacional, se estima que también hay dos cuerpos por rescatar.

Arriban rescatistas japoneses al derrumbe. Rescatistas japoneses han laborado en el lugar para apoyar en el rescate.

Afortunadamente, tras cinco horas de deliberar la situación y luego de que se confirmara la existencia de dos personas con vida,  se llegó a la conclusión que las labores de rescate se reanudarían.

Domingo 24 de septiembre – Fátima Basurto

Rescatistas que trabajan en el multifamiliar de Tlalpan que se derrumbó durante el sismo recuperaron el cuerpo de un hombre y aún trabajan en la búsqueda de una persona más.

La persona fue recuperada de entre los escombros a las 4:00 horas de este domingo y las labores de rescate, en las que participan rescatistas japoneses, continúan.

En el multifamiliar ubicado en la colonia Ciudad Jardín, delegación Tlalpan, un grupo de rescatistas japoneses que ayudó en la zona recuperó alrededor de las 4 am el cuerpo de un hombre. Después de esto, las autoridades informaron que ya no hay posibilidades de encontrar sobrevivientes, por lo que a las 7 de la mañana se suspendió la búsqueda.

Cabe destacar que alrededor de las 15:10 horas de este domingo, rescatistas japoneses lograron salvar con vida a un perro color blanco de raza schnauzer de entre los escombros de la torre C.

La cuadrilla japonesa formó una cadena para sacar a la mascota, lo que generó gran alegría en la zona.

El rescate ocurrió luego de que los rescatistas nipones comenzaron a reastrear en la zona y detectaron un punto de calor, lo monitorearlo y tras descubrir que se trataba de un can, lo alimentaron a través de mangueras y procedieron a sacarlo de entre los escombros.
El veterinario del grupo de Cruz Roja que apoyó al equipo japonés explicó que el schnauzer llamado “Junior” fue localizado en la madrugada y después de casi ocho horas se pudo sacar, que fue alrededor de las 15:16 horas.

Informó que el perro de seis años fue revisado y se encuentra estable, aunque un poco deshidratado.

Vecinos y rescatistas en la zona agradecieron a la sociedad civil su apoyo e hicieron un llamado a ya no llevar comida fresa, sino comida enlatada. También llamaron a suspender el arribo de medicamentos y herramienta a la zona. Ahora es momento de administrar la ayuda recibida.

Entre los rescatistas internacionales que se ha podido observar en el Multifamiliar de Tlalpan, se encuentran cuadrillas de Israel, Argentina y España.

Martínez informó también que, tras los peritajes realizados por especialistas en estructuras adscritos a Protección Civil, se determinó que el Edificio identificado con el número 3-B de este mismo multifamiliar deberá ser demolido debido a que se encuentra en muy mal estado y podría ocasionar una nueva desgracia.

Finalmente, los vecinos de este multifamiliar informaron que hoy, alrededor de las 16:00 horas, sostendrán una reunión para organizarse y exigir a las autoridades que los dejen ingresar ya a sus viviendas, las cuales fueron catalogadas “sin riesgo”, ya que hasta el momento se les ha impedido el acceso.

Luego que se registrara señales de vida en la edificación un grupo de rescatistas japoneses y mexicanos, con ayuda de tecnología, lideraron la búsqueda y gracias a los perros logará rescatarla a Fatima Basurto.

“Tenemos contacto por voz con siete personas, las tenemos ubicadas, solo nos falta seguir abriendo espacios para recuperarlos, hay niños, la maestra Fátima comenta que podría haber dos menores que estaban estudiando con ella, el aparato nos marca que hay dos personas cerca de ella”, explicó Gary López, voluntario independiente.

Durante el rescate la profesora aseguró que con ella se encontraban otras dos personas y que durante el proceso no fueron rescatadas.

Fátima Basurto, maestra de inglés, murió este domingo debido a la gravedad de sus heridas y tras ser rescatada de los escombros en el multifamiliar de Tlalpan, ubicado en la Colonia Ciudad Jardín.

Hoy iniciarán las labores de limpieza y remoción de escombros. El reporte preliminar es que en el lugar se logró rescatar a 5 personas y otras 7 fueron encontradas sin vida.

Con el rescate esta noche de dos cuerpos más en el multifamiliar de Calzada de Tlalpan y Ciudad Jardín, subió a 9 el número de personas fallecidas entre los escombros del edificio colapsado por el sismo de 7.1 grados Richter registrado el pasado martes.

Entre una cadena humana de elementos de la Marina, ambos cuerpos fueron homenajeados antes de llegar a la unidad móvil del Servicio México Forense.

El grupo de expertos aún trabaja entre los escombros, con la finalidad de que no haya un cuerpo más o señales de vida, aunque de acuerdo a la cifra inicial, ya no hay reporte de personas desaparecidas en este lugar.
En este mismo lugar, han sido rescatadas con vida siete personas más que fueron canalizadas a diferentes hospitales de la Ciudad de México.

Lunes 25 de septiembre

Mientras continúan las labores para levantar los enormes bloques de concreto en los multifamiliares de Tlalpan y después de seis días de trabajo, los socorristas han rescatado a siete personas y recuperado 9 cuerpos que ya fueron identificados por sus familiares.

Aunque las esperanzas de encontrar a personas con vida se han reducido, los rescatistas tienen la convicción de seguir trabajando hasta que se descarte toda posibilidad de encontrar sobrevivientes.

En el lugar, rescatistas y bomberos siguen laborando, aunque son unos cuantos los que trabajan entre los escombros, mientras que elementos militares y de la Policía Federal se encargan de resguardar la seguridad del lugar.

Este lunes elementos de la Secretaría de Marina (Semar) tomaron el control de las labores de rescate, en donde una pluma de 350 toneladas retira escombros pesados, con la finalidad de continuar con los trabajos.

Hasta el momento, se determinó continuar con las labores de rescate, sin que haya fecha límite para suspenderlos. En los alrededores los vecinos continúan a la espera de los peritajes de los demás edificios.

Martes 26 de septiembre

La noche de este martes concluyeron en la Unidad Habitacional Tlalpan los trabajos de búsqueda y rescate de personas en el edificio 1-C, que colapsó a consecuencia del sismo registrado el 19 de septiembre. A una semana del movimiento telúrico, el secretario de Protección Civil del Gobierno de la Ciudad, , dio a conocer que ya no hay registro de personas que se encuentren atrapadas en el inmueble.

Detalló que del edificio colapsado se rescataron 18 sobrevivientes y nueve personas fallecidas; ahora se trabaja en la revisión de los inmuebles que integran el Multifamiliar Tlalpan.

Señaló que ya no se tiene registro de personas desaparecidas allí, “obviamente si tuviéramos seguiríamos siendo muy cuidadosos en el trabajo”.

Multi1CMap.png

Probable causa del colapso

Una de las hipótesis de topógrafos voluntarios que han hecho es que al 1C le llegó la onda sísmica de lleno por la posición en la que estaba, es el único que estaba completamente perpendicular a calzada de Tlalpan, era el más alto y tenía una sola escalera

Centro de acopio del derrumbe

Escuela “Fray Eusebio Kino”

Canchas de basquetbol del multifamiliar

El Rescate

Durante las labores de rescate de víctimas del sismo del 19 de septiembre imperó el caos en 36 de los 38 derrumbes registrados en la Ciudad de México, debido a que la población civil tomó el control en los inmuebles, en lugar de las autoridades.

Guido Sánchez Coello, director ejecutivo del Escuadrón de Rescate de Urgencias Médicas (ERUM) y una de las máximas autoridades en la contingencia de 19:S, aceptó que fueron desbordados por la multitud que salió a las calles.

De acuerdo con lo que declara el experto, fue imposible para las autoridades, que eran mucho menor en número, controlar a centenares de personas, que llegaban a la zona cero y al ver la dimensión de la tragedia, reaccionaban desesperados por ayudar e intentar meterse entre los escombros.

En los Multifamiliares de Tlalpan fue donde más caos hubo.

Los condóminos también agradecieron la ayuda de los rescatistas de otros países como Israel, Francia, Japón Estados Unidos, entre otras naciones. Entre aplausos los rescatistas que se hicieron llamar brigada Tlacuaches recibieron flores de las personas que fueron rescatadas y se fundieron en abrazos.

Francia Gutiérrez Hermosillo es activista y creció en el multi, así como le dice de cariño. Sus abuelos fueron originarios y luego su mamá heredó el departamento. Cuando ella era niña se mudaron de ahí. Lo rentaron. El 19 de septiembre estaba en San Miguel Allende en cuestiones de trabajo, al enterarse que el edificio donde nació se colapsó viajó a la Ciudad de México. Señala que sus padres, después de muchos años de no habitar en el departamento 46, iban a regresar. Incluso lo mandaron a remodelar y el día que tembló, un trabajador ya estaba a punto de terminar las labores, no estaba en el momento que fue el sismo.

Desde que llegó al multifamiliar, Francia comenzó a coordinar a los vecinos del edificio 1C. Ayudó a que organizaciones les donaran mantas y herramientas. A un mes, trata de que reciban apoyo del gobierno y que no se queden desamparados.

Dice que debido a las pérdidas humanas y patrimoniales los hace diferentes a los demás edificios del multifamiliar.

“Socialmente y estructuralmente seguimos siendo parte de la unidad. Se tiene que revisar en su conjunto, porque la colocación de los edificios obedece a una función. Por ejemplo, una de las hipótesis de topógrafos voluntarios que han hecho es que al 1C le llegó la onda sísmica de lleno por la posición en la que estaba, es el único que estaba completamente perpendicular a calzada de Tlalpan, era el más alto y tenía una sola escalera”.

Indica que toda la unidad tiene que evaluarse en su conjunto. Lo que se ha logrado a partir de la interlocución con las autoridades es que se van a realizar estudios de mecánica de suelo.

“Tienen que saber si la placa donde estaba construido ese edifico quedó dañada, porque si hacen una remodelación externa no va a servir de nada en otro sismo”.

Todavía no saben si van a reconstruir el edificio. “Nos dieron una falsa expectativa, nos dijeron que van a construir con más departamentos de los que había, para que eso se ponga a la venta y pague la construcción de abajo. No estamos que en un terreno con estas características se construyan más departamentos que existían por cuestiones de seguridad”.

Victimas: 9

  • Viridiana Lucero Anahí García Guzmán de 29 años. Viridiana vivía en el departamento 25 en el segundo piso del edificio 1-C del multifamiliar de Tlalpan, tenía 12 años de casada con Julio Ocaña, Microfonista de Grupo Imagén y ambos eran padres de un niño de nueve años. Su cuerpo es rescatado el viernes 22 de septiembre a las 14:15 tras cuatro días, dio señales de vida varios dias.
  • Angélica Susana Ruiz Cobarrubias de 43 años – Madre de Karla y Joshua. Derian Alexander Ruiz, su tercer hijo, salió de su casa ubicada en el multifamiliar de Tlalpan, jamás imaginó que esa mañana sería el último día que vería con vida a su mamá y a sus dos hermanos, quienes perdieron al vida al colapsar el edificio donde se encontraban.
  • Karla Sabrina Almanza Ruiz de 15 años – Hermanos
  • Joshua Brandon Almanza Ruiz de 14 años – Hermanos – Jueves 21 de septiembre a las 10:00 AM
  • María del Carmen Cerón, 78 años; – rescatada con vida el 20 de septiembre pero muere después de estar atrapada durante 24 horas.
  • Miguel Ángel Hinojosa Cruz 41 – Trabajador cuyo cuerpo fue rescatado el Domingo 24 de septiembre a las 4:00 AM en escalera entre pisos 3 y 4. Un trabajador que ese día había subido a revisar los tinacos de agua.
  • Fátima del Rosario Basurto de 56 años. – Maestra de Inglés, salio viva el Domingo 24 de septiembre por la noche, murio debido a la gravedad de sus heridas, daba clases a Karla y Joshua.
  • Julian Andrés Astudillo Flores, de once año, depto 20- 22 horas – rescatado con vida 20 septiembre pero muere
  • Jimena Lora Flores seis, depto 20 – 22 horas – rescatada con vida pero muere el 20  de septiembre. Patricia, abuela de los dos niños que murieron, agradeció a los que abandonaron sus fuentes de trabajo y corrieron a ayudar: “Al que andaba entregando pan, al doctor de la farmacia y su hijo, que trataron de sacar a mis nietos en cuanto se enteraron que ellos estaban ahí, los de la nueva panadería en Peñón y San Antonio, a Marisol, que intentó quitar piedras”.
  • Mueren cinco gatos.

Rescatados: 19

  • Juan José Arias Rivera de 65 – departamento 41 – “Juan Agallas” A más de tres meses de perder su casa, luego de sismo del 19 de septiembre de 2017, cuando la naturaleza recordó a los mexicanos su vulnerabilidad, hoy le llaman “Juan Agallas” y forma parte del 74% de personas en el país que carece de un seguro de vivienda. A sus 65 años, hoy sale a las calles a luchar por recuperar su patrimonio. Entre esas cifras, desafortunadamente, no está “Juan Agallas”, sino entre la mayoría de mexicanos que no tiene un seguro que cubriera su patrimonio y le permitiera pasar el trago amargo con tranquilidad. “Juan Agallas”, como muchos damnificados de este predio ubicado en el sur de la Ciudad de México, donde hay 500 familias de 10 edificios que no pueden regresar a su hogar, desconocía la posibilidad de proteger su casa con un seguro, a la que llegó de niño y donde hoy se quedaron todos sus recuerdos y pertenencias enterradas.Luego de ese martes estuvo en terapia intensiva una semana, aunque ni un hueso roto se le encontró, sólo algunos golpes y cortadas. Durante su recuperación se enteró que su vecina, a la que tenía más tiempo de conocer, perdió la vida cuando las escaleras se derrumbaron.Por su condición, hoy vive con unos parientes, pero acude a los campamentos que rodean el Multifamiliar, en donde las familias damnificadas se reúnen para organizarse y luchar por volver a tener un techo.Hoy, el señor Juan José, jubilado de la Secretaría de Hacienda y que forma parte de la organización Damnificados Unidos, está contra la solución que dieron las autoridades capitalinas de otorgarle un nuevo crédito hipotecario para comprar un departamento que se construirá en el mismo lugar donde estuvo el suyo.
  • Suzette de 19 años – hija de “Juan Agallas”
  • Alma Guadalupe – del 4to piso, salio ilesa pero semidesnuda
  • Florencia Cortés – queda atrapada en el pasillo mientras toca la puerta de Fatima Basurto
  • El hijo de Florencia Cortés – Su madre lo protege con su cuerpo.
  • Jesús Amador Rivera,
  • Martha Patricia Amador terrazas
  • Laura Elena Martínez
  • De entre los escombros se pudo salvar a Macario el perro del matrimonio de Viridiana y Julio, un perro que solo sufrió lesiones.
  • “Junior”  -perro color blanco de raza schnauzer – 5 dias bajo escombros y lo sacaron los japoneses. – 6 años –

Comentarios

La historia de la madre de los niños es verdaderamente desgarradora. Nunca, nunca, nunca dejes encerrados a niños en la CDMX.

La historia de Alma rescatada semidesnuda por los polis tiene su lado cómico dentro de la tragedia.

Es inaudito que se decidiera cancelar la búsqueda de sobrevivientes, que se reconsiderará al permitir la entrada de los rescatistas japoneses y que aún se rescatara al perro Junior y a la maestra Fátima. Esto nos habla claramente de ciertos problemas en la comunicación, coordinación y manejo durante el rescate. Espero que a lo largo de los años podamos ir reconstruyendo el caos que imperó en este punto desde el inicio y sepamos quien tomo el control cuando los rescatistas internacionales se despliegan en el sitio, con su equipamiento especializado y su entrenamiento minucioso. ¿Se habrían salvado más vidas de tener mejor coordinación con todos los equipos superespecializados que vinieron a auxiliarnos? Aquí creo que es indispensable que se reconstruya la crónica detallada de lo bueno, lo malo y lo feo que ocurrió en los Multifamiliares.

Una vez más no me cuadra la cifra de rescatados, empiezo a creer que la lista de los 69 rescatados debe ser más bien como de 10 o 12 verdaderos rescates, y me da la impresión que solo hubo unos 6-8 rescates pasadas las 24 horas.

La historia de Juan Agallas es verdaderamente impresionante, este señor salto con su hija mientras de derrumbaba el edificio y ni siquiera se rompió un hueso. Creo que Juan Agallas también debería tener su estatua en el memorial.

 

  • Twitter, Documentales: la tierra grita, canal 22, TV Azteca

 

A %d blogueros les gusta esto: